Agenda Cultural

Guía acertada

La profesionalización de los museos regionales tiene varios caminos, unos están señalados y se transita tranquilamente, otros son más sutiles, hará falta mucha formación de su personal para que se cuente con un desarrollo similar en las instituciones que funcionan en la región.

Uno de ellos es tener abierto el museo en los horarios señalados, el otro es ofrecer una guía acertada a los visitantes.Hay que atender a todos los visitantes. No hay que recitar los guiones que reciben los guías, no se debe decir mentirotas para entretener a las visitas y se debe tratar de conocer lo mas posible sobre lo que se habla.

El Museo Arocena es ejemplo a seguir, aunque hay que pulir detalles en la labor de sus guías.Hoy hablaré de dos ejemplos recientes que llamaron mi atención:  Los militares como anfitriones de la estupenda exposición itinerante “Fotografías Periodo Revolucionario y Posrevolucionario” de la Secretaría de la Defensa Nacional y la muestra de Arte Pop en la Plaza Cuatro Caminos, de la joven pintora Sofía Ruenes.

El acierto de la SEDENA: sus guías son impecables, muy bien preparados para su labor en el Museo regional de La Laguna y tienen la curiosidad de ver y comentar las fotos cuando no hay a quien atender.

Son atentos y tienen con ciencia de lo que están haciendo.El acierto de Ruenes, su sonrisa y el hecho de que atendió su expo todas las tardes.

Platica con los visitantes y su pintura hiper comercial  tiene momentos muy chistosos, como el cuadro central, donde Charly Brown y Snopy están sentados al final del muelle, ven al horizonte donde está pegado un periódico del 22 de enero de este año.

Otro ejemplo más, una estupenda de curaduría y museografía para “”Semillas de Vida” (la sexualidad en Occidente), del INAH y el Museo Regional de la Laguna que dirige Gretel de la Peña.

La exposición es maravillosa y ofrecen un cuadernillo de colección con fotos a color.El detalle: la guía debe cuidar detalles ante los niños de las escuelas.

Las figurillas de las culturas del Occidente prehispánico mesoamericano, son bellas, todas, pero pueden ser controvertidas ante los ojos de un infante, que ve representaciones en tres dimensiones, de sexo explícito.  


angel.reyna@milenio.com