Agenda Cultural

Espacio públicos

El mejor ambiente del desaparecido Festival Cultural de Ciudad Lerdo, era la Plazuela Juárez Con el dueto formado por Martha y Luis, los espacios públicos más concurridos desde hace años son la cancha del  parque Victoria en Ciudad Lerdo y las plazas principales de Gómez Palacio y Torreón con los bailes populares de la tercera edad. En los tres espacios las personas han llevado  sus sillas, sus pesos para pagar el sonido, sus amigos y parejas, sin que hay un decreto del estado.Para ganar los espacios públicos no se necesita de ninguna fuerza pública, solo el deseo de trabajar, como lo han demostrado Josefina González en el andador de Chapala donde tiene una sala de lectura ejemplar, los cantantes y bailarines de la Alameda Zaragoza en esta ciudad o los ciclistas de los martes en Matamoros, Coahuila.No hay necesidad de ningún gasto extra, la gente se organiza y sale a la calle, es todo.La verdadera cultura popular es aquella que se manifiesta de forma espontánea, es callejera preferentemente y cuesta poco más de un peso. Los protocolos son elementales, cada quien lleva lo que necesita para disfrutar de la compañía de los demás, establecen un día y una hora, no hay necesidad de más; Lo han demostrado los cantantes de música popular que se reúnen los jueves por la tarde en la Plazuela Juárez de la Ciudad Jardín.Es verdad que se necesita apoyo para que circulen los ciclistas recreativos por el bulevar Miguel Alemán de Gómez Palacio y Ciudad Lerdo, pero son gastos mínimos que pueden solventarse con recursos que están al alcance de los mismos ciudadanos.Por otro lado están las instituciones privadas y públicas, como los museos, que han buscado por su cuenta que sus espacios sean públicos. Llevan a los niños de las escuelas en autobuses, no les cobran la entrada, les dan visitan guiadas y luego juegan con ellos en actividades post visita. Han batallado porque tradicionalmente  han sido territorios cerrados, solitarios, encumbrados, pero los resultados en el Museo Arocena son ejemplares, ese es el camino para hacer de sus espacios, sitios verdaderamente de interés público.La base está en la educación constante, responsable, autocrítica, participativa, ciudadana, la gente sabe lo que necesita, si se le da otra cosa lo rechazará tarde o temprano.En este sentido,  La Laguna de Durango carece de un apoyo real de parte de las autoridades de su estado. Lo que ha logrado Pepe Campillo con su apoyo al Domingómez  y ahora con el Concurso Nacional de Periodismo Universitario y, por su parte, Miguel Riquelme con la construcción de un centro cultural y deportivo en el poniente y la Línea Verde del sur de la ciudad abren expectativas positivas sobre la creación de espacios para la participación ciudadana. 


angel.reyna@milenio.com