Agenda Cultural

Educación universitaria

Es una lástima que jóvenes talentos laguneros tenga que seguir emigrando para estudiar artes en otras ciudades de México. La violinista Pamela y su hermano el trompetista Isaac Mireles son solo dos ejemplos de muchos que aún existen.
En los años setenta la pianista Angélica Machuca se fue a estudiar y terminó en Francia, donde vive y desarrolla su carrera musical, en los años ochenta la pintora Olivia González Zamarrón se fue a estudiar a la ciudad de México y se quedó en la colonia Roma… y así podríamos llegar hasta el tenor Armando Martínez que estudió recientemente música en la UAdeC Unidad Saltillo.
Y la mayoría no regresa. Hay casos especiales como el del guitarrista Marco Aurelio Gutiérrez, que salió de Torreón para estudiar  y llegó a Alemania y otros sitios europeos donde vivió muchos años y ahora el hijo pródigo de Ciudad Lerdo, regresó a la Comarca, lo que no hizo su amigo, el también guitarrista de  lerdense Martín madrigal. Son artistas que se tienen que ir para cumplir sus sueños. Aquí hay más de 30 centros e enseñanza superior, de todos tipos, gratis, baratos, caros… pero ninguno dedicado a la enseñanza  superior de música, pintura o escultura.
Por eso es tan importante cuidar los espacios donde se trabaja en educación artística universitaria, como la escuela municipal de danza de la calle Zaragoza norte, en el centro de la ciudad.
Ni las universidades grandes, tampoco las pequeñas, han concretado  proyectos, o no han tenido suerte, como la Universidad Autónoma de La Laguna que hace 12 años abrió la carrera de artes visuales, sin éxito.
Nadie se ha interesado en concreto por este tema. Hay intentos muy valiosos a nivel técnico o diplomado , como la escuela de joyería que impulsan  Industrias Peñoles, la joyería Boato y el Ayuntamiento de Torreón, el Centro de Estudios Musicales A.C., el Centro de Estudios Musicales de Torreón, la Escuela normal “Quetzalcoatl” cursos de verano , de Ciudad Lerdo, que forma profesores especializados en danzas folklóricas, los diplomados en teatro que ofrecen la UA de C Unidad Torreón y la Universidad Iberoamericana Torreón, pero no se ha llegado con plenitud a la educación universitaria en las artes. Es muy curioso, porque La Laguna es vanguardia en muchos aspectos de la cultura y el arte en el norte de México. Hay un movimiento cultural muy grande e importante que llama la atención en otras partes, pero no se ha consolidado un movimiento que proponga ayude a cristalizar, ofrezca y de seguimiento puntual a una educación que hace falta. Las otras carreras son importantes, sin duda, pero se carece de uno de los fundamentos para que una sociedad pueda aspirar a ser feliz: la educación universitaria en artes.



angel.reyna@milenio.com