Agenda Cultural

Cultura universitaria

Los universitarios cantaron y bailaron por nueve días seguidos en su tercer Festival Cultural CIESLAG. Mostraron que la convivencia y la solidaridad son posibles. Dialogaron a través del arte y visitaron otras casas de estudio para conocerse.

El resultado fue una fiesta muy entretenida que tuvo dos aspectos sobresalientes y populares, el hijo hoy y el rock, además dos áreas de oportunidad que deben explotarse urgentemente: la danza clásica y moderna, y las artes visuales. La sorpresa fue la música norteña, además del Aula Norteña de la UAdeC, se formaron otros grupos que fueron muy bien recibidos en las universidades donde se presentaron, el público coreó los temas y bailó, lo vi en la ULSA y fue una demostración de la necesidad de expresar el canto y el baile nuestros. 

El objetivo se cumplió y se liaron diferencias sobre conceptos estéticos al ver el resultado del musical colectivo que abrió y cerró el festival.

Ahora hay tiempo para reflexionar sobre el hecho de que los universitarios son hijos de su tiempo, pero también es verdad que se debe explorar, buscar alternativas, formar artistas y públicos en opciones que pudieran ser significantes para los universitarios, como la música clásica, el jazz, el ballet y las artes visuales.

Este es un tema que puede tratarse en la Comunidad de Instituciones de Estudios Superiores de La Laguna, A. C., que puede revisar el ejemplo de la Dirección General de Culturas Populares que vio poco público en la primera edición del Festival de las Culturas del Nazas elaborado en 2015 en Gómez Palacio, entonces cambiaron la sede este año al Parque Victoria de Ciudad Lerdo, ofrecieron la presentación de libros en otras fechas y sedes... y todo fue mejor. Hay que promover la formación de grupos de música clásica, de jazz, de ballet, profesionalizar la enseñanza de estas y otras disciplinas para lograr en un futuro, en un año, el mismo impacto que el hip hoy y el rock. 


jose.reyna@milenio.com