Agenda Cultural

Corre, corre

El jueves 20 de febrero instalaron el Comité de Festejos del Centenario de las Batallas de Torreón, San Pedro y Paredón, Coahuila, que se celebran a partir del 3 de abril, el destino casi los alcanza. Anunciaron un sello filatélico, un billete de la Lotería Nacional para la Asistencia Pública, una exposición de las Fuerzas Armadas en 9,000 metros cuadrados,  el 27 de marzo;  un desfile, un concierto con  la Camerata de Coahuila, ediciones, conferencias y una carrera atlética… ¡Muy bien!  
Por cuestiones de agenda, se entiende, no estuvieron presentes el señor gobernador Rubén Moreira, tampoco el Secretario de Gobierno de Coahuila, Armando Luna Canales, ni, Eliseo Mendoza , presidente del Congreso local y otros integrantes horarios del Comité, eso deslució el acto celebrado en el cuarto piso de la Presidencia Municipal de Torreón. Pero sí estuvieron presidentes municipales de la Comarca Lagunera, incluido José Campillo Carrete, de Gómez palacio, testigo de lujo del acto en que se constituyó el comité de festejos. También acudieron a la cita cronistas, historiadores, gente de cultura. El señor gobernador encomendó con tiempo esta importante tarea histórica a su equipo de trabajo, incluida la Secretaría de Cultura, ojalá que no lleguen las  fechas y se amontonen los actos. De hecho no se celebró como debía La Marcha de la Lealtad,  con la que se inició la lamentable Decena Trágica, ni se conmemoró la fecha del sacrificio del presidente Francisco I. Madero y de su Vicepresidente, el señor José María Pino Suárez como parte de estas conmemoraciones. Estos días se subraya el triunfo de la Revolución Constitucionalista, lo que no tiene discusión, pero al hablar de estas batallas decisivas de 1914, contra la tiranía de Victoriano Huerta, se debe resaltar que es un triunfo de la División del Norte, al mando de Pancho Villa, ¡sí señor!
La consumación de esa lucha, luego de la separación entre las fuerzas de Don Venustiano Carranza y la División del Norte, sí es el triunfo de los constitucionalistas, no hay duda, Pancho Villa y sus divisionarios perdieron la Revolución. Hay personas que esperan el calendario de festejos y que no olvidan 2010, cuando las fiestas por el Bicentenario  apenas fueron como un número del Circ du Soleil.
Se entiende que hay veda electoral por los procesos internos de selección de candidatos en Coahuila y que se debe ser cauto al dar información al público, pero estas batallas son  quizá las más importantes que se dieron en La Laguna,  entonces la fiesta tiene que promocionarse en grande.
Sean bienvenidos los festejos, son necesarios para la re construcción de una memoria histórica que desde hace mucho tiempo no tiene pies ni cabeza, y no olvidemos que esta tierra, La Laguna, es tierra villista.


angel.reyna@milenio.com