Agenda Cultural

Convivencia

Se avanza paso a  paso, no hay tiempo, ni dinero para hacer experimentos o desperdiciar recursos. Mayté Cordeiro, Presidenta de la Conferencia Nacional de Institutos Municipales  de Cultura lo dijo bien: se comienza por barrer la banqueta de tu casa, por conocer a los vecinos. Jorge Melguizo, ex director de cultura en Medellín, Colombia, subrayó que  la salida a la  inseguridad no se logra con seguridad policiaca, sino con convivencia. Los dos visitaron Torreón esta semana.
A media semana, Salvador Sánchez, de Moreleando, enumeró en la columna “Voces Ibero”, de esta casa editorial, las instituciones, academias e instancias culturales de la región y es optimista en la posibilidad de impulsar estos dinamismos y  señala que hacen falta acuerdos.
En un municipio donde escasea el dinero y abundan las necesidades, las redes solidarias son una alternativa, ahí están iniciativas ciudadanas que trabajan al margen del  estado: Moreleando, Colectivo Morelos,  Circo del Norte,  Festival de Arte Bizarro, Guacha mi Barrio, La Tolvanera o el taller de grabado El  Chanate e instituciones de capital mixto como la Casa del Artista y la Camerata de Coahuila.
Hoy se suman  alternativas del gobierno municipal, como Mariachi Torreón y el centro cultural a los pies de la  Casa del Cerro y se aplica un recurso del Conaculta en la restauración de los Museos del Ferrocarril y de la Casa del Cerro.
La Escuela Municipal de Danza Contemporánea, inicia clases en febrero, y  espera la reactivación de recursos  del municipio para impulsar una actividad que tiene dos ejes de trabajo importantes, las compañías independientes “Mezquite” e “Impulso Interno”.
Se constituyó la Academia Interuniversitaria de apoyo al Instituto Municipal de Cultura y Educación  y se iniciaron las sesiones de capacitación permanente para personal del IMCE.
Melguizo trabajó con el 5% del presupuesto de Medellín, Colombia que tiene 2.5 millones de personas,  el IMCE arranca actividades con el 2% , compartido con deportes, del presupuesto de Torreón.
Y Cordeiro asesora proyectos de intervención cultural comunitaria, en ciudades como Pachuca, Hidalgo.
Dos experiencias cercanas a nuestra realidad, sujetas a la  reflexión seria y lo más objetiva posible. Cordeiro reflexionó así ante la demanda de participación en un proyecto incluyente de cultura: “Hagan propuestas concretas de trabajo”, y un ciudadano dijo: “Proponemos proyectos y cuando los aprueba el gobierno, nos retiramos porque no tenemos tiempo para ayudar”


angel.reyna@milenio.com