Vertebral

Otra vez Anaya y Zermeño medirán fuerzas

La unidad nunca ha sido un valor preponderado en el PAN, ellos creen en la democracia y en el debate de ideas, se habla de un rompimiento entre Guillermo Anaya y Luis Fernando Salazar, eso podría convertirse en el “talón de Aquiles” para que Bernardo González pudiera obtener la dirigencia estatal y con esto garantizar la permanencia de este grupo político al interior del partido.


Será un ejercicio interesante para los panistas de Coahuila, el que se desarrollará el próximo dos de marzo, nada más y nada menos que las elecciones para renovar la rectoría del instituto político. Hay dos opciones: La continuidad del grupo político de Guillermo Anaya o el surgimiento de una nueva corriente encabezada por Jorge Zermeño.


Los nombres de quienes aspiran a guiar el partido salen sobrando, no son Bernardo González, ni José Ángel Pérez los que están disputando la dirigencia estatal, se trata del diputado federal y del ex embajador de México en España los que de nueva cuenta se medirán.


Bernardo González responsabiliza a José Ángel Pérez de haber desmantelado la estructura panista cuando despidió a 300 funcionarios municipales en los tiempos en los que se desempeñaba como alcalde de Torreón, mientras que José Ángel acusa al grupo de Bernardo González de inflar el padrón del programa Oportunidades. Luis Fernando Salazar, actual Senador por Coahuila en ese entonces fungía como Delegado de la Secretaría de Desarrollo Social en el estado.
Sin embargo circuló la foto mágica en la que los líderes y sus huestes, se abrazaron con gesto de unidad, esa foto en la que las dos corrientes tenían punto de convergencia.

Con la demostración democrática que González y Pérez Hernández ofrecieron ayer en la transmisión del programa Cambios, me queda claro cuál va a ser el destino en caso de que un contrario llegue a ocupar la presidencia estatal del PAN... La congeladora, y lo confirmó José Ángel cuando le pregunté el rol que desempeñarían (en caso de que fuera el elegido) Fernando Gutiérrez (diputado local) y Javier Gómez (consejero) presentes en la grabación del programa: “A ellos ya les tocó”.


La fracción política de Zermeño coincide en que hay un grupo hegemónico que acapara todas las posiciones y dicta el rumbo ideológico del PAN en Coahuila, que no necesariamente es el compartido por el resto de los afiliados, lo cierto es que Anaya y sus tropas continúan ocupando escaños en la función pública, señal de que no están, en lo absoluto debilitados a pesar de las fricciones.

angel.carrillo@multimedios.com