Vertebral

Si no lo ven y si lo evaden... No existe

De pronto, la Vicefiscalía de Durango reconoció 30 casos (o denuncias interpuestas) por violaciones en Gómez Palacio y Lerdo.
Un buen día, la Fiscal Sonia Yadira de la Garza aseguró que solamente había tres mujeres atacadas sexualmente en La Laguna de Durango, pero las alertas se dispararon cuando las afectadas decidieron manifestar su experiencia en los tribunales. La verdad no hay ni pistas de quién o quiénes sean los que ejecutan tales actos, y a como van las cosas, ni las habrá.


Existe un retrato hablado del violador, llegó un grupo especial de la Fiscalía de Durango para indagar en el tema, ninguno de esos esfuerzos va a rendir frutos, si las personas involucradas en un ataque sexual, no confían en la denuncia, y no porque las instituciones de seguridad sean distinguidas por su inmaculada reputación, se trata de establecer estadísticas que los medios de comunicación podemos usar para hacer presión ante los gobiernos.


El viernes pasado, la líder de una organización no gubernamental hizo contacto conmigo para avisarme de un caso de violación en el Hospital General de Lerdo, de inmediato me comuniqué con la periodista Lucero Sánchez para que comenzara con la investigación, le expliqué que la persona afectada permanecía en las instalaciones del Hospital y que en ese preciso instante le practicarían exámenes y evaluaciones a su estado de salud.


La reportera llegó al lugar pero no encontró nada, no pudo obtener ningún dato, ya que el personal médico negó el hecho. En ese momento pedí que se comunicara con Clara Mayra Zepeda, la directora del Instituto de la Mujer en Lerdo para que nos proporcionara la información (ella había recibido el caso en primera instancia), Clara Mayra lo negó a pesar de que en la grabación del programa Cambios (en la que abordaremos las recientes violaciones en sectores de la Comarca Lagunera de Durango), insistió en que las mujeres tendrían que denunciar en caso de haber sido víctima de ultraje.


Entiendo que el argumento de Clara Mayra para haber mentido es que, probablemente la familia pidió discreción en el caso pero, qué no es precisamente ella (como encargada del Instituto de la Mujer) quién tendría que ofrecer tranquilidad y seguridad a la persona violentada, además de alternativas legales para la puntual presentación de la querella ante los órganos de justicia y después un manejo de información prudente a los medios de comunicación para evitar futuros casos, pareciera que no.


Su única alternativa fue desconocer el hecho... traducido al castellano y como reaccionó la presidenta de la ONG que me alertó de la situación: Si no lo ven y si lo evaden... No existe.


angel.carrillo@multimedios.com