Vertebral

No nos vayan a encontrar muy “burrotes”

Estuvo en la Comarca Lagunera, un ex director del Instituto Municipal de Planeación de León, Guanajuato. Rafael Pérez recordó que el IMPLAN del Bajío nació como consecuencia de la participación ciudadana que comenzaba a demandar espacios, espacios en los que pudiera aportar ideas sobre el rumbo que debería tomar la ciudad en los siguientes 20 años.


Rafael Pérez insiste en que es un tema que no se ha concretado, sin embargo está convencido de que ciudadanos y gobiernos han podido establecer (al menos) un exitoso binomio.


Eduardo Holguín, el “tatamandón” de la planeación en Torreón le apuesta a desarrollar denominaciones de origen para que, a la postre, podamos crear círculos virtuosos a partir de la generación de economías sustentables.


Ahora mismo, Rafael Pérez (ex director del IMPLAN en León) trabaja en Cancún, Quintana Roo, sentenció: “Si Cancún sigue atendiendo y explotando el tema turístico, la ciudad y su desarrollo están condenados a fracasar”.


Explicó que hoy por hoy, la Riviera Maya se está constituyendo como un verdadero destino de viaje y de negocios para connacionales  y extranjeros, por encima incluso del propio Cancún, que fuera del bulevar Kukulcán no cuenta con una infraestructura sólida. Por esta razón él, junto con un grupo de estudiosos han tratado de reconvertir el oficio o denominación de origen de la región... la han llamado “Cancún, capital del Caribe”. En teoría empresarios, gobierno y sociedad civil tendrán que implementar líneas de acción para explorar otros mercados como el turismo de negocios o la puesta en marcha de un cluster de vivienda para adultos en retiro de Estados Unidos, Canadá y Europa.
Reviré a Holguín y a Pérez: “Para qué seremos buenos en la Comarca Lagunera”. El sagaz “tatamandón” del IMPLAN Torreón respondió: “Podemos crear un concepto como Torreón... Ciudad del conocimiento”.


Sin embargo y a decir del propio Eduardo, en La Laguna (a pesar de la cantidad de universidades que hay) no contamos con un nutrido programa de investigación, no nos caracterizamos por tener un buen número de maestros (pocos, los hay) que se dedique a crear proyectos cognoscitivos.
Sí muy Torreón ciudad de conocimiento, el temor radica en que cuando lleguen a preguntar, no nos vayan a encontrar muy burrotes... (pedrada para las instituciones de educación superior).


angel.carrillo@multimedios.com