Vertebral

Lo supe, lo supe siempre

Qué esperábamos… Todos (no quiero saber cuál) son iguales. Vienen y nos “venden” una imagen, una postura, un hartazgo… Comercializan con la necesidad de “un cambio” pero no son otra cosa más que lo mismo.

De ninguna forma estoy triste, resentido, despreciado… Si pudiera conceptualizar mi estado de ánimo sería: Neutralidad. Adopté esa postura incluso antes de la elección del pasado cinco de junio en Durango, la adopté cuando estuve sentado en su mesa, lo vi encender el carbón, sazonar y preparar “carne asada”… José Rosas Aispuro Torres (todavía candidato) servía tequila y cerveza a los que habíamos terminado de hacer la entrevista, él nos atendió personalmente, ahí Marcela Moreno le dijo: Me gustaría ver esta misma escena si consiguiera la gubernatura… El Güero río y casi firmó que sería un mandatario de “puertas abiertas”, cercano.

Supe que no sería así… nunca, lo supe desde que no acudió a la cita que pactamos (personalmente) el día de su toma de protesta, lo supe desde el mensaje que me envió con Alejandro Álvarez: “No hagas eso… Quítalo” (había publicado en  Twitter un texto en el que exhibía su falta), lo supe cuando dejó de timbrar mi teléfono para solicitar reuniones, le interesaba mi opinión sobre los temas coyunturales de la región. Lo supe cuando me dijo que La Laguna era prioridad (aún más que la capital) para su gobierno, lo supe cuando cayó una tromba en Durango y él, esa noche cenaba con Rafael Moreno Valle y sus “amigos” en la Ciudad de México.

Lo corroboré cuando asignaron los presupuestos de la federación a los estados y Durango, como siempre, quedó como el Chiapas del norte, jodido. Encima de eso El Güero declaró: “El presupuesto es positivo, pero no alcanza”, estoy de acuerdo y menos va a alcanzar si no hay una estructura legislativa y de gobierno que pelee por mayores recursos en las bolsas federales.

Lo predije hace algunas columnas, los distintivos de este gobierno (de no cambiar su rumbo) serán el revanchismo, el odio y la persecución política, lo dije y se cumplió: El anuncio de la deuda estatal, desvíos en las Secretarías de Obras Públicas y Salud durante la pasada administración, el encarcelamiento de una ex funcionaria de la Secretaría de Finanzas… y está bien, denunciar los malos manejos en los recursos públicos, pero también es importante moverle a lo otro, al desarrollo que tanto prometió, en fin, dos meses y nada… espero que no se la pase seis años persiguiendo a la gente que le hizo daño, a sus enemigos y a los de su gente, de lo contrario los dañados serán los duranguenses y todavía más, los laguneros. 


angel.carrillo@multimedios.com