Vertebral

En positivo


Luego de una concienzuda reflexión y de “pelotear” con Marcela Moreno, la Directora Editorial de Milenio Diario Laguna, decidí “bajarle el tono” a esta columna.

Iba a escribir sobre los enfrentamientos (y posterior reclamo) entre las asociaciones que han estado manifestándose en los últimos días, por temas relacionados con la inseguridad y la ineficiencia de algunos actores de la Laguna.

El “madrazo” venía duro, pero pensé: “con mi mordaz artículo voy a abonar al clima de encono que experimentamos, voy a generar mayor molestia entre los líderes de esos grupos que (añoro) buscan el bien para nuestra vapuleada Comarca Lagunera”. Así que recapacité… Es de sabios cambiar de opinión.

Me provoca beneplácito, el que ciudadanos comunes, sin un mayor interés que ver una Laguna próspera, defiendan con aplomo y gallardía sus ideales. Que quieran ver una región limpia, que codicien proteger la tranquilidad de los comensales que acuden a un buen restaurante o la creación de un nuevo estado, el de La Laguna.

Creo que en estos tiempos es importante la participación ciudadana, más aún cuando el panorama es aciago y en ocasiones desesperanzador. Lo único que nos falta es quitar de nuestras mentes el egoísmo y la soberbia, conceptos característicos de los laguneros y si no me cree, habrá que preguntar en otras partes del país qué opinan de nuestra idiosincrasia. Nos catalogan de arrogantes, “nenas” nos dirían en algunos sitios, gente separatista que se siente “cosa aparte”. Esas definiciones no nos vienen bien en estos momentos. Debemos estar unidos, ponernos de acuerdo sobre el rumbo que debe seguir la región, los gobernantes deberán velar por el bien administrativo y la calidad de vida, pero nosotros debemos vigilar el bien social, planear qué les vamos a legar a las futuras generaciones. Así que lejos de las descalificaciones, le invito a que atienda a los que quieren limpiar la ciudad,  a aquellos que exigen garantías para los clientes de un establecimiento comercial o a los que piden firmas para la consolidación de una nueva entidad federativa.

Sé que cuesta trabajo, pero es cuestión de un salto mental y si todavía siente rechazo al cambio, basta con el ejemplo de su servidor, que iba a escribir una columna instigadora y hosca. 

angel.carrillo@multimedios.com