Vertebral

Sobre el muerto, las coronas

Era un rumor en la mayoría de las corporaciones de seguridad de La Laguna. Cuando me llamaron para “pasarme el dato”, no lo creí: Un doctor alcohólico intentó violar a una paciente de 18 años dentro de la clínica del ISSSTE aquí en Torreón.

El director del hospital, doctor Héctor Valdez Gutiérrez tenía en su escritorio, al menos dos actas en las que dos coordinadores (los doctores Liliana Gallegos y José Luis Becerra) habían reportado al médico Juan Antonio Benitez por las constantes ocasiones que Benítez llegaba en estado de ebriedad a trabajar, todos lo sabían, incluso fue suspendido durante seis meses debido a su condición y nadie hizo nada, ni los directivos del hospital, mucho menos el sindicato. 

Resulta que la madrugada del jueves, el médico de guardia (Juan Antonio Benitez) daba un recorrido por terapia intensiva en el ISSSTE Torreón, la cama uno estaba ocupada por una chica de 18 años que padece epilepsia. 

Benitez, en estado de ebriedad comenzó a realizarle tocamientos y como la chica estaba menstruando, el médico dejó rastros que poco después descubrieron sus familiares. De inmediato comenzó a desatarse una actividad poco usual en un hospital y a esa hora. 

Aseguran mis fuentes, que el padre de la joven tiene conexiones con altos mandos de una corporación policiaca, lo que motivó que elementos fuertemente armados llegaran hasta el hospital a resolver la situación. 

Se trata de un centro médico y con las medidas de seguridad implementadas, personal de resguardo negó la entrada a los uniformados y en un momento álgido, los policías brincaron algunas paredes hasta llegar al área de urgencias donde se encontraba el médico en compañía de otros compañeros que se acercaron debido a la alharaca. 

Finalmente fueron detenidos el propio Juan Antonio Benítez González, la coordinadora de turno Liliana Gallegos y dos enfermeros que se encontraban laborando. 

Trascendió que el doctor fue enviado a las instalaciones de la PGR ya que, por tratarse de un delito federal, se le iniciará un procedimiento.  

Aquí viene lo más interesante: El sindicato del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) con sede en Torreón intentó defender al médico, la lideresa del gremio, Rosa María Limones hizo intentos por disuadir las acusaciones en contra Juan Antonio Benítez.

Ahora “sobre el muerto, las coronas”, en este horripilante caso, hay responsabilidades compartidas: Primero la de Benitez (evidentemente), luego la del director del hospital, doctor Héctor Valdez Gutiérrez y por último el maternal sindicato a cargo de Rosa María Limones. 


angel.carrillo@multimedios.com