Vertebral

132 mil millones... Impactan porque impactan

Hace algunos días y en medio de la visita del Papa Francisco a México, el Gobernador del Banco de México, Agustín Carstens y Luis Videgaray, Secretario de Hacienda y Crédito Público, anunciaron un recorte presupuestal por el orden de los 132 mil millones de pesos, lo que equivale al 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto del país. Esta medida (para muchos drástica) se tomó (según Los Pinos) para hacer frente al deterioro del entorno global. 

Teoría de la conspiración o no, el anuncio se hizo en un momento extraño, justo cuando el Papa visitaba algunas demarcaciones previstas en su gira por México, algo así como “para que no se notara tanto” o para que no cobrara tanta importancia en los titulares de los medios de comunicación, pero 132 mil millones de pesos impactan porque impactan y en La Laguna seguramente se resentirá.  

Resulta que uno de los rubros que dejará de absorber atención económica por parte de la federación es la Prevención del Delito, esto que se ha convertido en casi una moda para los gobiernos estatales y municipales, por ejemplo, en Torreón conceptos de desarrollo social, deportivo y cultural como La Jabonera, la Línea Verde o la Unidad Compresora estarían viéndose afectados, ya no recibirían apoyos para el pago de profesores o capacitadores, no llegaría dinero para mantenimiento y crecimiento de sus instalaciones.

Se convertirían en elefantes blancos en medio de una zona que, de manera incipiente, había recobrado (de a poco y con esfuerzos marcados) la seguridad y la paz social. 

Qué extraño proceder tiene el Gobierno Federal y más en una región como ésta. El mismo Secretario de Gobierno, Miguel Ángel Osorio Chong, junto con sus homólogos de la Defensa Nacional, Marina Armada de México y los Gobernadores Moreira y Herrera, aseguraron que ante un medio ambiente violento, además de la presencia de las fuerzas armadas en nuestras calles, tendría que aplicarse un agresivo programa de Prevención del Delito en sectores, por antonomasia peligrosos, como El Poniente de Torreón y arropados con estrategias como el desmantelamiento del Cereso de Gómez Palacio y la desarticulación de “Las Trincheras” un barrio que alojaba a “la crema y nata” de la delincuencia. 

El alcalde Miguel Riquelme está llamado a “charolear” con su amigo y ex compañero de bancada, Luis Videgaray, tendrá que usar sus influencias para persuadir al Secretario de Hacienda, deberá convencerlo de los beneficios que ha traído a la ciudad la puesta en marcha de estos programas sociales y hacer de la Comarca Lagunera una excepción del feroz recorte… Más porque las obras antes mencionadas representan uno de los grandes logros de su administración y su carta de presentación para futuras aspiraciones. 


angel.carrillo@multimedios.com