Vertebral

Hasta en las mejores familias

Qué ocurre cuando se genera un conflicto familiar y por ello se hace necesario ventilarlo en público. La verdad nunca me he visto en la necesidad de hacerlo, nunca nadie me ha pedido cuentas de lo que ocurre al interior de mi núcleo familiar. Hay familias famosas, de artistas, instituciones políticas, gobiernos y asociaciones que, por su naturaleza, se ven obligadas a hablar de sus pugnas internas ante los medios de comunicación. Entre personas (más entre grupos) siempre existen diferencias, diferencias de pensamiento, de credo, de ideales, de estándares morales, es perfectamente normal, es parte de la naturaleza humana. Hasta en las mejores familias se dan encontronazos entre sus integrantes, es una ley de vida. Entrevistaba a los candidatos a diputados del Partido Revolucionario Institucional y, ya juntos, les pregunté (a Leticia, Verónica y Shamir, cada uno con décadas de trabajo dentro del instituto político), qué habían sentido cuando, de pronto, les notificaron que el ex panista Luis Gurza contendería, junto con ellos,  por una posición en el Congreso... Y el silencio se hizo presente...Nadie, en un primer momento, quiso entrarle a responder, todos se miraron con gesto cómplice. No era fácil fijar una postura propia y a la vez elocuente y cómoda para el partido. Seguramente les pasó por la mente que si se equivocaban en la respuesta, podrían desatar la ira de los altos jerarcas tricolores y ni hablar de arruinar la “inmaculada” alineación que tanto se presume en el PRI.Lety Castaño (quien hasta hace algunas semanas era una perfecta desconocida para mi), candidata del Revolucionario Institucional a diputada local por el octavo distrito, fue la única que “salió al quite”, y a mi juicio, con una excelente respuesta. La mujer exhibió “colmillo”, sinceridad y voz institucional (valores primarios para un político). Dejó ver que no había sido fácil y de lo más tersa, la llegada de Gurza a las filas del PRI y menos con papeles protagónicos: “Finalmente hay gente formada desde hace mucho tiempo, como para que llegue un ex panista a desbancarnos... Si no hubiera tenido una convivencia previa con Luis en las precampañas, seguramente lo habría aborrecido. Sin embargo conocí al ser humano (refiriéndose a Luis Gurza), conocí al amigo, de esa forma lo pude entender y aceptar”, respondió con aplomo y con verdad en el rostro, Lety Castaño. Si los políticos contestaran de esa forma (contundente, diplomática y real), nos evitarían mucho “jale” a nosotros los periodistas. 



angel.carrillo@multimedios.com