Vertebral

Un mal necesario

A inicios de año, el Ayuntamiento de Torreón autorizó un aumento a las tarifas del transporte, luego del feroz incremento en los precios de las gasolinas. No era el que esperaban los concesionarios en la modalidad de camión (quienes por cierto no habían obtenido ningún beneficio en al menos dos años). El alcalde Jorge Luis Morán negoció con los camioneros una tarifa "cómoda" a cambio de que les quitara del camino a los "cinqueros", quienes representan competencia desleal y merma a sus ganancias.

Ni tardo, ni perezoso el alcalde Morán, junto con el Secretario del Ayuntamiento, José Ignacio Máynez emprendieron operativos para retirar de la circulación a los "cinqueros" apostados en algunas bases que a lo largo de 18 años han operado en el periférico de Torreón.

Hay un concesionario de apellido Santillán (poseedor de la ruta Periférico) que ha entrado (junto con los taxistas ventajosos) en un círculo vicioso en el tema de los recorridos. Presencia de cinqueros es igual a menor cantidad de pasaje, igual a retiro de camiones ante baja demanda. Durante la transmisión del programa Cambios, Guillermo Pizarro y dos representantes de los "cinqueros" denunciaron que estaban siendo objeto de una "cacería de brujas" por parte del área de Tránsito y Vialidad, situación que negó Fernando García Tapia el director de Movilidad Urbana.

García Tapia aseguró que estaban honrando la palabra que Morán Delgado empeñó con el gremio camionero... Erradicar la competencia desleal. Coincido con los representantes del municipio en que los "cinqueros" trabajan fuera de la ley, es decir, esa "modalidad" en recorrido, la manera en la que cobran y demás organización no se contemplan en el Reglamento de Transporte municipal, por lo que estarían obligados a retirar unidades que presten el servicio bajo esas premisas, sin embargo los "cinqueros" se han convertido en un mal necesario ante el pésimo servicio que ofrece la ruta Periférico.

Se me ocurrió llegar a un paradero de la ruta antes mencionada para constatar la forma en la que opera el servicio, tanto de camiones como de taxis y con esto poder emitir una opinión (que nadie me pidió) del vía crucis que deben enfrentar los usuarios (al menos así lo describen en los mensajes que recibimos a través de la línea de WhatsApp).

Efectivamente habíamos al menos 30 personas esperando el camión cerca de las 7:40 de la mañana a las afueras de una tienda de conveniencia del Periférico Raúl López Sánchez, un camión simplemente no se paró, otro venía lleno y no alcanzamos a subir, hasta que pudimos abordar un tercero. Entre empujones logramos entrevistar a algunas personas que coincidieron en que la ruta era un "desmadre", que los camiones no se detenían donde debían, que los choferes manejaban como "cafres" y que no pasaban (si es que lo hacían) en tiempo. Nos demoramos 25 minutos, sí 25 minutos en tomar el camión, eso para los empleados que tomamos el autobús significó una afectación al bolsillo: No llegas temprano al trabajo, te rebajan el sueldo.

El Ayuntamiento debe tomar cartas en el asunto de inmediato y debe actuar con la premisa de que si retira el servicio de los "cinqueros" debe exigirle a Santillán que ponga en funcionamiento más unidades (claro, modernas y mejores), revisar los tiempos de los recorridos y atender las inquietudes de los usuarios, de lo contrario estaría casi obligado a regularizar la ruta "cinquera". 


angel.carrillo@multimedios.com