Vertebral

Los ‘gimoteos’ en nada benefician al debate

Hace algunos días, el alcalde Miguel Riquelme Solís rindió su primer informe de actividades. Las voces de distintos sectores se alzaron, lo evaluaron, casas encuestadoras, el Barómetro, empresarios, partidos políticos y hasta medios de comunicación le asignaron un número. Riquelme, muy al estilo del Gobernador Rubén Moreira, emitió un mensaje a través de la televisión, luego se presentó ante el cabildo para hablar de lo ocurrido durante el 2014, posteriormente compareció ante la grey priísta de Torreón y finalizó con la rendición de su informe a la sociedad en el Teatro Nazas. En el trayecto, los regidores panistas se adelantaron y convocaron a una rueda de prensa, ahí los ediles (encabezados por José Ignacio García, el presidente de Comité Municipal del PAN en Torreón) hicieron un pronunciamiento en relación al primer informe del alcalde: Pidieron la renuncia de algunos directores de área (Seguridad Pública, Servicios Públicos, Contraloría, Tesorería, Prevención del Delito y Desarrollo Económico), los argumentos iban desde la llegada de la empresa coreana Yura, hasta el alza en los delitos del fuero común. Decidimos “armar” un pequeño debate en el programa Cambios, ahí, los regidores Gabriela Casale, Sergio Lara (PAN), Miguel Mery (PRI) y Roberto Rodríguez (PRD) tendrían la oportunidad de señalar las virtudes y los yerros de la actual administración, sin embargo la emisión se convirtió en un foro para “encuerar” los ínfimos niveles de profesionalización que tienen algunos de ellos. Ahora mismo ya no es suficiente con “llevar la contra” al gobernante en turno, simplemente por pertenecer a un partido político contrario, el discurso barato, “facilón” e improvisado debería superarse. Ya bastantes tonterías soportamos en las redes sociales como para que personajes, que se supone que nos representan en el cabildo, las asuman en su esquema de propuesta. Gabriela Casale, la síndico de mayoría en el ayuntamiento de Torreón hizo una serie de señalamientos en relación a la cuenta pública (que en términos correctos se define como avance de gestión financiera), argumentó omisiones en materia de transparencia y rendición de cuentas con un discurso muy pasado de moda, con tufo ‘grillero’: “¿Y tú, le crees al PRI? Finalizó su intervención. Señores representantes de los partidos políticos (en especial a José Ignacio García), los señalamientos son válidos, obligan a los gobernantes a modificar conductas y procedimientos, benefician a la democracia, a la participación, pero háganlos con figuras que tengan un mínimo de preparación, no con personajes que prácticamente gimotean en un programa de televisión por los desaires que recibe del Tesorero al no entregarle un documento, ubiquen a personajes de choque, que pongan en aprietos a la autoridad, de lo contrario estarán condenados a la risilla burlona de los astutos y hábiles “viejos lobos” de enfrente. 


angel.carrillo@multimedios.com