Vertebral

De “encontronazos”

La historia no miente. Nunca han salido bien libradas las batallas entre un Gobernador y un Alcalde, pierden todos, pero no hay que olvidar que aquí y en “China”, el gobernador es el gobernador. 

¿Recuerda usted cuando José Ángel Pérez (ex alcalde de Torreón) “le cantó un tiro” a Humberto Moreira (en ese entonces el Gobernador de Coahuila)? Sí, cuando el ex panista interpuso una controversia constitucional al asumirse invadido en funciones por el ex Gobernador.

Esa tontera, nos costó a los torreonenses que obras como el Sistema Vial Centenario (Nudo Mixteco) se detuviera por meses hasta que una corte dirimiera la problemática. 

Avizoro lo que pudiera ser el inicio de un conflicto tal, en Durango capital con el Gobernador José Rosas Aispuro y el alcalde José Ramón Enríquez. No estoy seguro si esta nueva ola de alcaldes “bragados” y “echados para adelante” tienen claro que, sí son muy dignos y auténticos, pero en el sistema político mexicano “el uno es el uno y el dos es el dos”. 

El doctor Enríquez ha protagonizado algunos encontronazos con Aispuro, ha tratado de demostrar que quiere ser el próximo Gobernador de Durango, pero nadie le ha informado que está más que adelantado en los tiempos y eso puede resultar altamente riesgoso para su carrera política y sobre todo, para los habitantes de la capital. 

Dicen los que saben que al alcalde de Durango le hacen falta clases de buenas costumbres, tenemos entendido que a sus eventos llega, por lo menos, cuatro horas tarde (si es que acude, de lo contrario envía a la “vice alcaldesa” Claudia Hernández). La última fue en un evento que presidiría David Penchyna, el titular del INFONAVIT y por alguna extraña razón estuvo convocado el redimido Ismael Hernández Deras, pues bien, el alcalde Enríquez llegó, saludó a los invitados de honor y cuando tocaba el turno de encontrarse con Ismael, lo dejó con la mano extendida ante el asombro de los presentes y del propio Penchyna quien en un mensaje dirigido invitó a los duranguenses a “trabajar unidos”. Y no justifico el odio extremo que se tengan, quién sabe qué le haría el Exgober Hernández Deras, pero ese acto refleja una falta de sensibilidad política. 

Corrijo la plana, no va a haber resultados catastróficos por la mala relación del alcalde José Ramón Enríquez con el Gobernador José Rosas Aispuro porque este último sí es un político de estirpe, es decir, no es cualquier “hijo de vecino” con traje, se trata de un hombre educado (en la academia me refiero) y un “viejo lobo de mar” en las artes de la “polaca”.

Aunque, pensándolo bien, los “pleitos” así, sí nos gustan... Uno anunció que venía Ricky Martin a la inauguración de la Feria Nacional Durango 2017 y el otro, para bajarle reflectores contrató a Maluma. 


angel.carrillo@multimedios.com