Vertebral

Una seria distracción

La elección está por terminar, nos separan 17 días del silencio electoral, el próximo miércoles 31 de mayo aspirantes y medios de información estaremos obligados a callar para que los votantes “razonen” las propuestas de los candidatos a puestos de elección popular, se avecina la etapa más cruda del proceso... los candidatos comienzan a desesperarse.

Por una cuestión de “salud mental” en esta casa de comunicación hemos decidido discriminar la guerra sucia, porque a lo largo de los años, nos hemos convencido de que se trata de un juego de nunca acabar, por más periodísticas o informativas que nos parezcan ciertas publicaciones en Facebook o Twitter, las escuchas telefónicas o los videos con “tufo” de “Anonymous”, debemos de ser cautos y responsables, no podemos convertir un periódico o un canal de televisión en la primitiva banalidad de las redes sociales.

Hace algunos días, Ciro Gómez Leyva, conductor del noticiero estelar de Grupo Imagen, consignaba en su informativo que Verónica Martínez, la dirigente estatal del PRI había presentando una queja en contra de Guillermo Anaya (candidato del PAN al Gobierno de Coahuila) ante el Instituto Electoral local, lo acusó de violencia de género y discriminación. El video constituye una pieza contundente porque no se trata de un ataque artero de sus contrincantes, sino de un profundo y serio descuido de Anaya y de su equipo de campaña. En medio de un acto proselitista en Acuña, Memo toma el micrófono y frente a un grupo de entusiastas pregunta: “Qué les dan los del PRI... Nada, qué les dan, les dan puro chile ¿verdad? Bueno, pues ahora les vamos a dar puro chile a las lideresas del PRI”.

Entiendo las pasiones que se desatan en un proceso electoral, pero distracciones como esa pueden tener consecuencias funestas, pueden representar el triunfo para uno y la derrota para el otro, no hay que olvidar que Coahuila tiene (elección tras elección) altos niveles de abstencionismo y la poca participación en las urnas, proviene de la estructura del PRI y precisamente esa estructura se conforma, en su mayoría por mujeres con pocas posibilidades económicas, mujeres que habitan en sectores con alto grado de marginación y es justo ese público al que El PAN de Guillermo Anaya ha tratado de atraer con mensajes como: “Acepta lo que te den, pero vota por mí”... Y no tuvo que plantearlo Ciro a escala nacional, simplemente era nota.

Lo comenté en el programa Cambios del sábado pasado, no es necesario “patear de más el avispero”, esas mujeres le van a dar al candidato lo que él mismo les ofreció.

He gozado enormemente la rigidez con la que las personas condenan (y no es para menos) los pasivos de los candidatos y también me he asombrado cómo los aspirantes se ufanan con los elogios que reciben, como se dejan “seducir” por el “canto de las sirenas” que despierta un grupo de trolls en internet. Ninguno de ellos ha advertido que no van a poder contar con su “electorado virtual” en los comicios del cuatro de junio porque simplemente se trata de personas poco informadas, personas que se “nutren” de publicaciones de Facebook. Triste, pero cierto. Lo puedo apostar, pocos, muy pocos conocerían la plataforma de los aspirantes o la mística del proceso. 


angel.carrillo@multimedios.com