Vertebral

Yo creo que el alcalde sí golpeó a un joven

Dicen que el municipio de Francisco I. Madero está enfrentando una de las peores crisis con David Flores Lavenant al frente de la administración, pero... qué no ha estado así desde los Marrufo y todos los que han ocupado esta posición. 

La gente de aquel municipio lagunero asegura que el sector comercial está totalmente deprimido por la feroz política recaudatoria que Flores Lavenant impuso al inicio de su gestión, sin hablar de los cobros irracionales por el uso de caminos vecinales y las triquiñuelas propias de un hombre obsesionado con el poder y la riqueza. 

A principios de noviembre apareció en el hotel Calvete de esta ciudad, una mujer que pedía la destitución del alcalde de Francisco I. Madero (nada extraño en estos tiempos), sin embargo llamó la atención que esa mujer tenía una estrecha y familiar relación con el edil, se trataba (nada más y nada menos) de su consuegra.

Esta persona lo acusaba de haber golpeado a uno de sus hijos (de 17 años de edad), lo presentó ante los medios de comunicación y mostró una serie de documentos legales que había recibido al acudir a instancias como la Comisión de los Derechos Humanos.

Cuando los periodistas congregados en el sitio, le preguntaron los motivos por los que su hijo recibió tremenda golpiza por parte del “desalmado” Flores Lavenant, la mujer se hizo “chiquita” y solamente atinó a informar: “Pos dice que mi hijo intentó abusar de su niña de 11 años” (pequeño detalle). 

Hice varias invitaciones al alcalde para que nos acompañara al Telediario Matutino y así pudiese dar su versión sobre los hechos que le imputan... todas las rechazó, argumentó que sus abogados estaban armando un expediente legal robusto que lograra enjuiciar al presunto abusador... Hasta que el viernes decidió romper el silencio. 

Cuenta David Flores que estaba por terminar una fiesta que había organizado en su casa con motivo del primer aniversario de su nieto, en el lugar había familia y pocos amigos que estaban a punto de retirarse. El alcalde le pidió a su esposa que subiera a las habitaciones para revisar si “la niña” (la hija de Flores Lavenant de 11 años de edad) ya se había dormido.

Cuando entró a la habitación descubrió al hermano de su nuera haciendo tocamientos a su pequeña hija y de ahí, ya sabe el drama familiar que se desató: Gritos, golpes, amenazas y demás alharaca...  

El alcalde Flores asegura que nunca golpeó al joven hermano de su nuera, que solamente habló con los padres del menor (reunidos también en la fiesta) y les pidió que se llevaran al muchacho, sin embargo en las fotografías, el chico presenta afectaciones en rostro y cuerpo, pero... con todo y lo sátrapa que pudiera ser el alcalde, cuando alguien intenta perjudicar a un hijo, no hay poder humano que logre hacer entrar en razón a una persona y por ende obligarlo a actuar con prudencia.

Si hubiera pasado algo así con alguien de mi familia, la historia, quizá podría ser la misma o peor. Así que yo sí creo que el alcalde golpeó al joven, con justa razón. 


angel.carrillo@multimedios.com