Vertebral

#compremelonlagunero 

El calor era infame a las tres de la tarde sobre el Diagonal Reforma, dormité mientras esperaba la luz verde del semáforo cuando tocaron el vidrio del coche… Decidí bajar el vidrio para saber qué quería esa mujer que cargaba una bolsa con melones: “Dame 20 pesos güero y llévatela” (para entonces la bolsa ya estaba prácticamente dentro del carro).

Era Lupe, de un ejido de Matamoros, Coahuila que ante la desesperación por los ínfimos precios en la compra del melón, decidió salir a apoyar a su esposo. Una niña pequeña la acompañaba, tendría unos seis o siete años.

Le pregunté que si estaba complicada la situación del campo lagunero, Lupe atinó a contestar: “Está cabrón” y es que los compradores, abrigados por un sistema por demás corrupto e impune, están fijando el precio del melón, hasta en 50 centavos. Muchos empeñaron camionetas, títulos de propiedad, deben los insumos que usaron para levantar la cosecha… Simplemente no fue negocio.  

¿Qué motivos orillan a un sector productivo a destruir sus activos en una franca manifestación? La desesperación tal vez, saberse y asumirse arruinados, y lo más canijo… solos. No hay autoridades que los apoyen, sencillamente no hay ni pies ni cabeza en este conflicto.

Año con año ocurre lo mismo, hay sobreproducción de melón y nadie la frena, año con año los soberbios compradores llegan hasta el punto de venta y “ahorcan” a los meloneros para “tumbarles” los precios hasta dejarlos con migajas, año con año reina la desorganización entre el sector agrario de nuestra Comarca Lagunera. Súmele ahora que el célebre José Guadalupe Barrios, líder de la Onappafa se “solidarizó” con los pequeños productores y decidió “organizarlos” (Dios los agarre y nos agarre confesados). Pobre gente (como Lupe y su familia), quién sabe qué penurias están pasando en estos momentos, solamente ellos lo saben.

Las nuevas técnicas de gobernanza indican que no necesariamente las autoridades deben establecer las medidas para atacar una problemática, debemos enfrentar la situación como un todo, así que mientras que el alcalde Raúl Onofre y los funcionarios de Sagarpa se deciden a entrarle a organizar el conflicto melonero, nosotros podemos apoyarlos.

Es sencillo, hay que comprar melón en las esquinas y con esto no pretendo sabotear la cadena mercantil de los grandes establecimientos, pero en esta ocasión definitivamente es importante voltear de manera urgente a los matamorenses hambrientos de atención.Multimedios Laguna ha emprendido una campaña basada en contenidos, trataremos de retratar “la panorámica” del conflicto melonero, pero también seremos incisivos en los beneficios nutricionales del fruto, la gran cantidad de platillos que pueden elaborarse y las bondades que reciben los productores por el hecho de que su mercancía se consuma en todo el país, pero sobre todo en La Laguna.

Ya comenzaron a levantar la mano algunos colectivos, hay un movimiento en Facebook, también se apuntaron los restauranteros de Distrito Colón y ahora nosotros, que no buscamos ser protagonistas, colaboramos en todo caso para la causa. Busque la forma que mejor le acomode para enterarse, a través de las redes sociales, por otros medios de comunicación, lo importante es apoyar, por lo pronto, aquí en Multimedios #compremelonlagunero



angel.carrillo@multimedios.com