Vertebral

Vertebral

Hace algunos días trascendió que uno de los ex contralores de Simas Torreón ganó una demanda laboral por despido injustificado. La paramunicipal está obligada a pagar 3.5 millones de pesos a Petar Entchev Petrov ex contralor durante la administración de José Ángel Pérez Hernández. A menos de que Jesús Sotomayor, apoderado legal de la Presidencia, pueda revertir el fallo del juez, los torreonenses deberemos “aflojar” estos millones para Don Petar.

A pesar de que ganó esta demanda, Don Petar salió como luego dicen, “más cabrón que bonito”, antes de finalizar su gestión al frente de la contraloría del Sistema de Aguas de Torreón, el angelito contrató un seguro (con recursos públicos) contra gastos por “decisiones equivocadas” y no obstante con haberle pagado el “segurito” que lo blindaba por si llegase a cometer cualquier  tontería, resulta que la esposa de Don Petar, Marieta Lambreva Petrova, fue quien se lo vendió a nombre del Grupo Mexicano de Seguros... Negocio redondo.

El blindaje contra sandeces, el pago del seguro y ahora los tres millones y medio de pesos, saldrán de su bolsa y de la mía. Así, sin más ni más. Quién nos puede ayudar ante estos actos de vandalismo (porque no se le puede llamar de otra forma).

Qué haría usted si se topara a Don Petar en la calle, yo... lo entrevistaba. Le dejo mi propuesta de cuestionario:

1.- Si pensaba equivocarse en las decisiones que debería tomar en asuntos concernientes a la Contraloría del Simas ¿Por qué aceptó el encargo?

2.- En relación a la contratación de Seguros contra la estupidez ¿No hubo una licitación para ubicar una propuesta más económica?  ¿Por qué necesariamente la de su esposa?

3.- Al momento de su contratación ¿No le informaron que las administraciones son de cuatro años (es decir, los puestos jamás son perpetuos en la función pública)?

4.- ¿Cuál fue su legado en la Contraloría del Simas? Porque para haber demandado por despido injustificado, es necesario estar convencido de que se es un prócer y casi, casi, un iluminado.

5.- Tres millones y medio de pesos ¿Los va a aceptar con las preguntas antes expuestas?

Casi estoy seguro que me contestaría que sí...

angel.carrillo@multimedios.com