Vertebral

Ni El Guasón, ni un seudo académico

Los reunimos para hablar de los resultados arrojados por el estudio recientemente practicado en La Laguna por el Consejo Cívico de las Instituciones en materia de seguridad. Los datos con los que se realizó fueron los mismos con los que la Procuraduría de Justicia de Coahuila y la Fiscalía de Durango trabajan. Y ahí estaban, Miguel Mery Ayup, el primer regidor del ayuntamiento de Torreón, el académico Edgar Salinas y el propio presidente del Consejo, Marco Zamarripa.  

La plática se politizó (como suelen tornarse las discusiones de los problemas que aquejan nuestro México), discutieron desde cada una de sus trincheras. 

Mi análisis se reduce a una mediocre mediación, efectivamente no estamos en el “país de las maravillas de Alicia” si tomamos en cuenta que, de acuerdo a las estadísticas del Consejo Cívico de las Instituciones, la Comarca Lagunera de Coahuila y Durango ocupa los primeros lugares en la comisión de seis delitos, pero también es innegable el hecho de que no estamos en el “pico de la campana de Gauss” por el que atravesamos hace apenas algunos años, donde reinaba la violencia y la desesperanza.

Sin embargo no somos capaces de reconocer ni lo uno, ni lo otro. Estamos ubicados en el radicalismo insensato que a ninguna parte nos conducirá. 

En el debate sobre el tema (generado en el programa Cambios) apareció (triunfal) un concepto básico... Percepción. Cómo modificar la percepción de la ciudadanía en momentos tan inciertos, cómo darle certeza a los dichos de la autoridad y cómo transformar la soberbia inerte de algunos “tiradores” naturales de las figuras en el poder. Para comenzar pienso que con valor, valor para reconocer en qué suelo estamos pisando y discreción para hacer lo que se deba, sin caer en aspavientos. 

Se escucha “meloso”, pero el termino es efectivo: La unidad... y si no me cree, habrá que preguntarle a los colombianos, cuando se vieron atrapados en medio de dos fuegos cruzados (la lucha del gobierno contra los dos cárteles más importantes de aquella nación Sudamericana). Jorge Melguizo, el ex ministro de Cultura de Medellín, durante su última visita a La Laguna (invitado por la entonces directora de Cultura Renata Chapa) aseguró que el primer paso fue tomar consciencia del conflicto, pedir ayuda a quién podía ofrecerla y avanzar de la mano, autoridades y sociedad civil. 

Ahí está ahora el Medellín de Melguizo, con un “bravo” programa de prevención del delito. No creo que Miguel Mery sea el Guasón de ciudad Gótica y tampoco que Edgar Salinas sea un pseudo académico, por el contrario, ambos personajes están (al menos para mi) catalogados como hombres honestos y capaces en sus respectivos quehaceres, llamados a ser protagonistas en la historia de “la toma ciudadana de Torreón”, es cuestión de orientar esfuerzos y avanzar sigilosamente, sin perder su característico estilo por supuesto.  


angel.carrillo@multimedios.com