Vertebral

“Dijo mi mamá que siempre no”

Verónica y Nacho todavía estaban durmiendo esa mañana, no tenían ni la más remota idea de lo que el Dirigente Estatal del PAN en Coahuila, Bernardo González revelaría ante la señal de Multimedios Televisión: Los regidores serían cesados del partido debido a una serie de conductas “indebidas” hacia las filosofías de ese instituto político.Bernardo González aseguró que Ignacio Corona y Verónica Soto se habían convertido en “comparsas” del alcalde Riquelme, que prácticamente estaban a su disposición.

Aseguró además que habían votado a favor de la reconversión del alumbrado público en la ciudad, cuando debían hacerlo en contra… Se ensañó un poco más con Nacho Corona, ya le tenía muchas guardadas: La primera fue cuando les ganó (a Chuy de León y al propio Bernardo) tres juicios ante un tribunal electoral luego de haber sido eliminado de la actual planilla edilicia y la segunda cuando Nacho publicó un desplegado apoyando abiertamente a Leticia Herrera como aspirante a la gubernatura de Durango (el problema es que Leticia Herrera es priista)… Eso no le gustó al Clan Anaya.

Rápido “ardió la pólvora” y la noticia llegó a oídos de los actuales regidores en el ayuntamiento de Torreón: Los querían correr y ni siquiera habían sido notificados.Al día siguiente, Ignacio Corona fue invitado al Telediario Matutino para conocer sus primeras impresiones… Lo mismo, solamente que Nacho tiene un “colmillo muy retorcido” (experiencia que ha tomado como funcionario público).

Reveló que el coordinador de los regidores panistas, Sergio Lara recibía órdenes de Jesús de León (actual diputado local) para votar en contra o a favor en las sesiones del cabildo de Torreón… Pregunta: ¿Qué tiene que ver Jesús de León en la vida pública del ayuntamiento de Torreón? Sergio Lara lo negó rotundamente: “Nacho miente”.

Aseguró que su acercamiento con Leticia Herrera se debió a que pretendía reconocer a una mujer sensible en terrenos de la política y que nunca mezcló intereses partidistas con sus intenciones: “De ser así, o todos coludos o todos rabones, por qué entonces Guillermo Anaya asiste a las fiestas de los priistas y no lo corren (hace algunas semanas Anaya estuvo como invitado en una celebración que organizó Enrique Martínez)”. Nacho se las sabe de todas, todas.

Bernardo González la vio muy complicada, las críticas comenzaron a llegar, las figuras panistas se retiraron de la escena, lo dejaron solo con el “paquete”. Al final, Bernardo terminó retractándose, dijo que no van a tomar acciones públicas con los regidores Corona y Soto y que, eventualmente, estarían “escuchando a las partes” pero que no, definitivamente no es un proceso de expulsión… 


angel.carrillo@multimedios.com