Vertebral

Compromisos son Compromisos

El jueves pasado, Marcela Moreno y un servidor estuvimos de visita por el Centro de Rehabilitación Infantil Teletón Durango (con sede en Gómez Palacio), con el objetivo de grabar un segmento del programa Cambios que se transmitió ayer por Multimedios Televisión.

Gabriel López, el director del Instituto dio a conocer que por el momento, el CRIT enfrenta problemas financieros debido a que el municipio no ha cumplido con aportaciones económicas que fueron comprometidas hace algunas administraciones.

Definitivamente la Fundación Teletón no puede detener su operación ante este argumento, debe continuar ofreciendo atención a niños y jóvenes de Durango (principalmente), pero también de estados vecinos como Chihuahua, Zacatecas e incluso Coahuila. Son cientos de esperanzas y sueños los que convergen en este lugar y que, por el momento, se encuentran empañados por la zozobra.

El modelo Teletón, desde sus orígenes, planteó la necesidad de contar con clínicas en todo el país, que pudieran ofrecer una opción de vida a personas con capacidades diferentes. El mantenimiento de personal, equipo e instalaciones tienen un costo considerable que fue advertido a los entonces Gobernador de Durango (Ismael Hernández Deras) y al alcalde en turno de Gómez Palacio (Ricardo Rebollo)… Ellos, al margen de haber solicitado la construcción de un CRIT en Durango, aceptaron los términos y decidieron elevar esta iniciativa al Congreso para darle certeza legal y con esto “blindar” su financiamiento contra futuras gestiones.

En este lugar conocimos el caso de Enrique, un jovencito de 12 años de edad postrado en una silla de ruedas. Enrique tiene distrofia muscular… su hermano mayor también. Los padres se dieron cuenta de su padecimiento debido a que ni Enrique, ni su hermano podían sostenerse a los dos años de edad, sus chamorros estaban abultados, los síntomas fueron confirmados por un pediatra que de inmediato los canalizó al CRIT.

A pesar de lo desalentador de su pronóstico, los hermanos han tenido grandes avances, se mantienen erguidos en una silla de ruedas, acuden a las citas dos veces por semana, su madre insiste en que, de no ser por el Teletón, el panorama sería distinto.

Las consultas particulares tienen un costo de 600 pesos y las terapias 200 y si tomamos en cuenta que el padre de los muchachos trabaja como empleado en una fábrica, sería prácticamente imposible costear los tratamientos. Esa familia paga entre uno y siete pesos por recibir la atención en el Centro, de alguna manera el subsidio que reciben los exenta de muchas eventualidades financieras.

Una de las primeras obligaciones de los nuevos gobernantes de Durango y Gómez Palacio (José Rosas Aispuro y Leticia Herrera) debe ser analizar la situación y ofrecer una alternativa digna, sabemos que la eficiencia administrativa es un estandarte que deben abanderar todas las administraciones, pero compromisos son compromisos.

El anuncio de la construcción de un CRIT en Durango debió representar un acto de “relumbrón” para Hernández Deras y para Rebollo… Rosas Aispuro y Leticia Herrera no tendrían que pagar los platos rotos pero, qué se le ocurre que podamos hacer con los niños que se encuentran en tratamiento en ese lugar y qué se le ocurre hacer con las instalaciones… 


angel.carrillo@multimedios.com