Vertebral

¿Casota o no?

Hacía mucho tiempo que no dialogaba con Luis Fernando Salazar, el senador panista llegó puntual a la cita para la grabación del programa Cambios. Habló primero de las reformas, la de telecomunicaciones, pero principalmente de la energética. Expuso su visión, lo que desde el Senado experimentó para que las leyes secundarias pudieran concretarse, a pesar de los argumentos de la izquierda. Los asuntos nacionales se disfrutan más cuando un personaje local narra cómo los vivió, así pues, Luis Fernando opinó sobre lo ocurrido con los “dipu-tables” en aquel departamento de Puerto Vallarta: “Me parece que es  esta clase de actos (los de los legisladores) dañan al partido”. Creo que este escándalo se suma a la convulsión que sufre el PAN en nuestro país.El legislador coahuilense decidió “abrirse de capa” con algunas preguntas incómodas, habría roto o no relaciones con los “monstruos” del PAN en el estado (Guillermo Anaya, Marcelo Torres, Jesús de León, Jorge Zermeño)... Lo negó, dijo que tenía excelente relación con los mencionados, se rumora incluso que Luis Fernando ayudó al ex alcalde Zermeño a encabezar la terna del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional en el Senado para integrar una de las dos vacantes en el Consejo de las Judicatura Federal, desde donde se vigila el desempeño de los juzgados de distrito y de los tribunales de circuito en el país.Tendría una “casota” o no, dijo que se trataba de una “buena casa”, que medía 600 metros cuadrados y que la construyó con el producto de su trabajo como funcionario público y, por si fuera poco, su declaración de bienes estaba publicada en internet, para acabar con las lenguas viperinas que trataban de desprestigiarlo: “Mi casa es como la de cualquier otro... Pero reto a que todos exhibamos nuestras propiedades para ver quién vive mejor”. Luis Fernando asegura que su papá le regaló el terreno donde actualmente vive y que construyó en el jardín de la casa de sus padres ¿Será? Definitivamente no quiso ahondar en el tema del reclamo que hizo Rodolfo Walss a las autoridades, en el que exigía una investigación por enriquecimiento ilícito al propio Luis Fernando Salazar y Guillermo Anaya. El Senador acusó a Walss Aurioles de ser un agente infiltrado en el PAN para destruir al partido, lo mismo de Luis Gurza y de Esteban Villegas. La idea Luis Fernando, es no saber cuál de ustedes (los políticos) tiene la casa más modesta (de entre los lujos que se puedan encontrar en ellas), lo interesante sería saber de qué manera debe vivir un funcionario público, lo ético y moralmente permitido, con la conciencia de que sus sueldos provienen de los impuestos de todos los mexicanos. 


angel.carrillo@multimedios.com