Vertebral

Ángel, el sobreviviente

Esta semana entrevisté en Telediario Matutino a Felipe de la Cruz , un afortunado padre de familia, y digo afortunado por que su hijo Ángel, un normalista de Ayotzinapa, está en casa con Don Felipe y su familia. Ángel iba en ese camión del que fueron raptados decenas de estudiantes por parte del crimen organizado, afortunadamente logró escapar y esconderse, por eso hoy “pudo contarla”. Don Felipe está apostado desde el mes de septiembre en la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa Raúl Isidro Burgos, está ahí a la espera de que alguna autoridad proporcione  información sobre el paradero de los compañeros de su hijo, pero no han recibido nada. Un gobernador depuesto, un alcalde y su esposa presos, decenas de detenidos y presentados, entre ellos el jefe del cártel que ejecutó la desaparición de los normalistas... y los normalistas, nada, no están. Cómo está el ambiente en Iguala, le pregunté a Don Felipe, “De tensa calma, estamos actuando todos a la defensiva, no queremos incitar a la violencia pero nos vamos a defender, vamos a llegar hasta las últimas consecuencias, ya no creemos en la autoridad”. Definitivamente le creo, así son los del sur, es gente “brava”, poco tolerante, lo pude notar en su voz, no estaba asustado por las posibles represalias, no se le notaba triste (a comparación  de otras voces que he escuchado en similares circunstancias), sus respuestas eran monótonas y cortantes (como la gente del campo), expresaba exactamente lo que quería decir, sin rodeos. Le pregunté también por Ángel su hijo, el sobreviviente, “está muerto en vida, muerto porque se llevaron a sus compañeros y no los encontramos”.Don Felipe está seguro de que están vivos y que sus padres los quieren de regreso. Han emprendido una gran movilización nacional y no surgió en Guerrero, surgió en todo el país, en las conciencias de cientos de estudiantes del Distrito Federal, de Michoacán, Guanajuato, Veracruz, Tabasco pero también de Coahuila y Durango en el noreste de México. Nadie les dijo cómo, ellos se pusieron de acuerdo a través de las redes sociales: “No queremos que nos suceda lo mismo” coincidieron los integrantes de la Federación Única de Estudiantes del Estado de Durango que marcharon desde la Unidad deportiva de Lerdo, hasta la presidencia de Gómez Palacio. Me sorprenden cada vez más estos jóvenes, también platiqué con ellos en el mismo espacio informativo, tienen un criterio formado en torno al conflicto guerrerense a pesar de que no tienen, académicamente, nada en común, no es moda pues.

 

angel.carrillo@multimedios.com