Voces Ibero

El nuevo orden económico internacional

Desde finales de la Segunda Guerra Mundial las relaciones económicas internacionales han estado marcadas por tres grandes grupos: el Norte, conformado por países occidentales con economía de mercado; el Sur, con un grupo heterogéneo constituido por países en desarrollo;  y Europa Central y del Este, países desarrollados de economía planificada. 

El orden económico internacional son las normas que regulan las relaciones económicas, e históricamente pueden apreciarse cuatro etapas:

1: Inicia con la Revolución Industrial hasta la Primera Guerra Mundial, caracterizada por el nacimiento de un orden de carácter privado, liberal y una limitada participación del Estado.

2: Desde el término de la Primera Guerra Mundial y hasta la Segunda, etapa conocida como de desorden entre las guerras mundiales, se caracterizó por la restricción a la libre circulación de mercancías, mano de obra y capitales y en un proteccionismo económico.

3: Se dio al terminar la Segunda Guerra Mundial y perdura hasta principios de los setenta, aquí es donde se dan las bases para el orden neoliberal, surge una filosofía de mercado, el libre comercio, cooperación multilateral y la consolidación del sistema socialista de economía planificada.

4: De principios de los setenta a la desaparición de la URSS; se caracteriza por la Guerra Fría, el debilitamiento del dólar norteamericano, el fortalecimiento de Europa y Japón y la centralización de las relaciones comerciales entre países de un mismo sistema económico.

El Nuevo Orden Económico Internacional se caracteriza por una presencia a nivel general de transnacionales, crisis ecológica mundial, revolución informática, nueva división internacional del trabajo y una nueva forma de dirigir las economías.

De igual forma se identifica como principal característica la globalización, los nuevos modelos financieros, la alta tecnología y la apertura comercial.

Conocer la historia económica mundial nos hace comprender las características económicas actuales y sus repercusiones en todos los ámbitos de nuestras vidas, al parecer no es un “nuevo orden económico” el que vivimos, sino todo lo contrario, además que es voraz y pareciera no tener regulaciones. 


andres.rosales@iberotorreon.edu.mx