Taller Sie7e

Magia, Naturaleza, Unción y Tradición MESOAMÉRICA Y EL MUNDO SE ENGALANAN CON OAXACA DE JUÁREZ

Fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO,  (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), el Centro Histórico de Oaxaca, ¿Por qué? Por representar una obra maestra del genio creativo humano, por atestiguar un intercambio de influencias durante un período concreto o un área cultural del mundo en los ámbitos de arquitectura o tecnología, artes  monumentales, urbanismo o diseño de paisaje, y por dar un testimonio único sobre una tradición cultural o una civilización viva o desaparecida, siendo un ejemplo sobresaliente  en una etapa significativa en la historia humana. La Ciudad Prehispánica de Monte Albán y las Cuevas Prehistóricas de Yagul y Mitla en los Valles Centrales, también son Patrimonio del Mundo, nos pertenecen a todos: “La pérdida de cualquiera de dichos bienes representaría una pérdida invaluable para la Humanidad entera.”  

Oaxaca, llamada por los aztecas Huaxyacac, “En la punta de la nariz del guaje”, hoy,  ha perdido hasta un treinta por ciento del turismo local y extranjero por las mezquindades de unos cuántos.

Quinto Estado más grande de la República. Multifacético, multiétnico, multisísmico, multilingüe y multicolor, posee una de las floras y faunas más ricas del país y dieciocho pueblos indígenas con culturas propias; 570  Municipios, en dónde 418 se rigen por “Usos y costumbres” y 152 por el sistema de partidos.

Zapotecos, mixtecos, amuzgos, chatinos, chinantecos, chontales, huaves, mixes, triques y zoques, son algunas de las etnias que conforman el universo multicultural de la región.

Cada pueblo celebra a sus Santos y participa toda la comunidad, así me platica Cristy, quién es hacedora de Tejate por tradición familiar: “En el Tule festejamos la Patrona Asunción el 15 de Agosto, hay fiesta grande y ahí hay Mayordomo, es la persona que va a gastar, que es su voluntad festejar a la Virgen, adornar la iglesia, los rezos, las novenas, comida abundante, quema de cuetes, castillos pirotécnicos y la “bebida de los dioses”, el Tejate.

El Tejate es una bebida nutritiva, refrescante y deliciosa de origen prehispánico, hecha a base de maíz, cacao, flor de cacao y almendra de mamey, todo tostado y molido en metate, que se mezcla con agua, se pone en una cazuela de barro llamada apaxtle y se toma frío en jicaritas, como almuerzo en el campo, en el hogar y en las celebraciones de todo tipo, como bodas, Mayordomías y defunciones.

La variada  gastronomía oaxaqueña, famosa por su café, chocolate,  nieves,  moles, chapulines y mezcales merece un artículo aparte, pues a mucho orgullo, también la Gastronomía Mexicana ha sido reconocida por la UNESCO como: “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”.  La belleza y variedad de su artesanía, sus alebrijes, su barro de diferentes colores, sus textiles y su tapetería; sus bailes y danzas tradicionales, la más conocida, la Guelaguetza, (Ofrenda), y la prodigalidad en cuánto a hijos ilustres se refiere: Benito Juárez y Margarita Maza, Porfirio Díaz, los Hermanos Flores Magón, José Vaconcelos, Rufino Tamayo, Francisco Toledo, Andrés Henestrosa, Álvaro Carrillo y Aurora Clavel, entre muchos otros que en este momento, usted estimado lector, seguramente está recordando, son ofrendas para quienes disfrutamos y valoramos lo nuestro.

En 1868, el compositor y violinista Macedonio Alcalá, compuso el bellísimo vals “Dios nunca muere”,  que fue elegido como Himno del Estado Mexicano de Oaxaca.

Doña Macaria, tapetera de Teotitlán del Valle, nos cuenta:

“Desde que era chiquita trabajaba con mi abuelita limpiando la lana, la lavamos, la peinamos, la cardamos, la teñimos, y se hace la hilada con la rueca. Es un oficio de generación en generación, antes, los telares eran angostos, ahora se pueden sacar los tapetes de una sola pieza con los telares más anchos. Nosotros siempre al empezar un tapete nos encomendamos al Ser más Supremo, que nos ayude, en tanto que nos llegue esa imaginación, esa fuerza, esa destreza y de terminar este tapete y para que tenga gusto para el cliente principalmente, y se venda, y así poder seguir, y también de aquí viene el sustento de la familia, todo eso hace que uno le ponga más detallitos, ahí va plasmada la necesidad, la vida, todo, todo lo que un artesano piensa antes de empezar a elaborar, y ahí va la vida del artesano también. Siempre plasmamos nuestro origen, es el pasado, el presente y el futuro de nuestros hijos que siguen aprendiendo.”

Materia y espíritu, desde antiguo, impresos en la greca, en el caracol, símbolo de la unión de los pueblos;  magia, naturaleza, unción y tradición...

¡Honor a quién honor merece!  ¿No cree usted?