Taller Sie7e

Daniela

Querido Lector, ¿Ha escuchado usted hablar de Daniela Jiménez Carabantes? Si no, tendré el privilegio de presentársela: Dani nace un 17 de Abril de 1999 en el hermoso puerto de Cancún, Quintana Roo, y segura estoy, que cuando llegó a este mundo, ¡una nueva luz apareció en el firmamento! Verá usted por qué.  A sus cuatro añitos, Dani tuvo su primer encuentro con el piano en la Academia Santa Cecilia, de su ciudad natal, con la Maestra Teresa Landeros. De los cinco a los nueve años, tomó clases con los Maestros Emöke Ujj y Miguel A. Barquín; la Maestra Ujj la “enfoca” a la música clásica, y es entonces, cuando desarrolla su gusto y preferencia por Mozart y Chopin.  Continúa su preparación a lado del prestigiado  Compositor Heberto Alcázar, de quien aprende  solfeo, historia de la música, armonía, contrapunto y análisis. De enero  de 2013 hasta hoy, viaja a la ciudad de Mérida, a tomar clases de piano, dos horas a la semana, con la Maestra Irina Decheva.

Desde los cinco años, Dani ha participado en numerosas actividades: los Festivales Húngaros de Cancún, Conciertos Magnos como en el que tocó junto al Maestro Raúl Di Blassio y otros en la Casa de la Cultura de Cancún; como artista invitada en el Teletón y en Encuentros Regionales de Orquestas Sinfónicas Infantiles y Juveniles; en eventos sociales y privados; y algo muy importante para ella, conciertos didácticos y de beneficencia.

¿Y qué hay de extraordinario en esta historia de vida? Para platicárselo a usted de primera mano, tomé el teléfono el día de ayer y hablé personalmente con Dani....Ella tiene ahora quince años, y conserva la sencillez y la frescura de su infancia. Es una chica brillante, sensible, inteligente y ¡de una sonrisa extraordinaria! ¡Ama tocar el piano, por lo que le dedica de cinco a siete horas diarias a su entrenamiento! Con gran disciplina transcurre su día a día entre su práctica, sus comidas, sus clases escolares que recibe en línea, sus lecturas preferidas, su descanso y su familia.  Los fines de semana  convive con sus amigas y amigos.  Sus papás, ¡sus grandes aliados! (así como su hermanito), no contaban con los medios económicos suficientes para inscribirla en mejores escuelas, así que, por su tesón y virtuosismo  y el corazón generoso de personas altruistas, le ha sido posible estudiar en academias muy reconocidas y evolucionar en su desempeño.  Entre sus muchos logros, fue finalista en el concurso “Conoce a Lang Lang y toca con él” y es alumna destacada y galardonada, entre muchos otros jóvenes de todo el mundo, de “Interlochen, Center for the Arts”, en Michigan, E.U., a donde ha acudido por cuatro veranos. Su sueño es irse a estudiar al conservatorio de Austria cuando cumpla los dieciocho y llegar a ser una gran concertista.

¿Qué le parece querido lector? Un ejemplo de Amor, de Confianza, de Fe, de Alegría, para el mundo y para los jóvenes,  a quienes envía  este mensaje:

“Si hay algo que quieran, dedíquense y sean felices, siempre habrá una recompensa al final por el trabajo realizado, y tengan en mente que siempre hay algo mejor”

¡Gracias Dani! ¡Felicidades! ¡Que continúen los buenos éxitos!