Taller Sie7e

Al Alba de un Nuevo Año

“La muerte de cualquier hombre me disminuye,porque soy una parte de la humanidad. Por eso no preguntes nunca por quién doblan las campanas,están doblando por tí.John Donne


¡Buen día estimado lector!  ¡Mil felicidades por pasar  a ser parte de un nuevo año, por tener el privilegio de estar vivos! Termina el 2013 y el “debe y el haber” de nuestra contabilidad personal se hace presente, dando paso al 2014.  ¿Qué sería de nosotros sin un principio y un fin?  ¿Un inicio y un cierre? ¿Un nacer y un morir? ¿Primavera  e invierno?   Las épocas decembrinas exacerban todo tipo de emociones y sentimientos.

Enero amanece con mochila llena, aromada aún de pino, manzana y canela.  ¿Cuántos propósitos depositamos allí?   Según las estadísticas, en las listas de cada año, los más comunes y poco originales son: sí, como usted lo imagina, dieta ¡urgente!, (pero después de la rosca y de los tamalitos del día dos), y ejercicio encabezan las listas, o sea, “ponerse en forma”, cuestión totalmente subjetiva o ¿alguien me puede ilustrar como en forma de qué?; y continúan:  ahorrar, conseguir pareja, dejar “x” vicio, ser mejor persona, conseguir empleo, viajar, ir (ahora sí) al médico, tener hijos, pagar deudas, pasar más tiempo con la familia, comprar casa, auto,  y aprender a bailar y algún otro idioma.

¿Y realmente,  es lo que queremos?  ¿O se ha vuelto un lugar común, o el resultado de la falta de imaginación, o producto de pereza mental, o, simplemente, es un “cliché” enfundado en ropa interior roja y amarilla, tan desgastado, que las buenas intenciones y propósitos, antes del Día de Reyes, se han convertido en bruma matutina que se esfuma al primer atisbo de sol? No sería bueno revisar y ajustar nuestro plan de vuelo?  Es que mire usted, hay un mundo allá afuera que nos requiere, ¡urgentemente! Somos parte de una célula, de una gran Familia Universal, y lo que le ocurra al vecino o la muerte de Mandela, nos afecta, porque somos Uno.

 Y lo que pasa en nuestra Casa, como tampiqueños y mexicanos, nos atañe.  ¡Estar informados, día a día, de lo que sucede en nuestro país es menester propio!   Salir de nuestra zona de confort y mirar más allá de nuestra ventana es nuestra responsabilidad.       Hace unos días murió una querida Amiga, Gilda Appedole de García, ¡Gran Señora,  Extraordinario Ser Humano, Tampiqueña Ilustre!  Construyó su camino sobre tierra firme, dando pasos hacia el bienestar y el progreso de nuestra querida ciudad y más allá de las fronteras; promotora incansable, apasionada, generosa  y comprometida.  Así era la única forma en la que sabía hacer las cosas.

Amaba la Vida y muy especialmente, la que reverberaba en los jardines y plantas que ella milagrosamente transformaba...  y desde esa huella testimonial, muchas personas como yo,  la recordamos. ¡Imposible olvidar su sonrisa amable, su sencillez, su actitud y ejemplo!  ¡Su espíritu es inmortal, así como su legado, porque las obras nos sobreviven!       Afilemos nuestro lápiz y vayamos escribiendo nuestra lista de este Año 2014, con acciones y testimonios positivos realizados día a día, de Bienestar, Amor y Paz para todos, y nos encontrará diciembre con cuentas saldadas, números negros,  y el Alma llena, y entonces sí,  ¡Salud!  ...y yo le deseo,  ¡Todo lo mejor y siempre lo mejor!