Hurgar con catalejos

Sucede vs Industrias creativas

Fundador del llamado “teatro de la crueldad”, Antonin Artaud visitó México en 1936, con el viaje a la tarahumara, Artaud pretendía descubrir el orígen de la humanidad. Artaud estaba poseído por la fiebre de lo primitivo, fiebre mitificadora.  Para  Artaud,  la cultura “no está en los libros, ni en las pinturas, ni en las estatuas, ni en la danza, está en los nervios y en la fluidez de los nervios, en la fluidez de los órganos sensibles”. Y esto lo atestiguan los “antiguos mexicanos”, quienes, según el dramaturgo francés, no separaban la cultura del conocimiento personal integrado al organismo; era en sus órganos y en sus sentidos donde habían aprendido a llevar la cultura.

La Economía Naranja, término acuñado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), corresponde al sector del ámbito cultural y creativo, puede brindar amplias oportunidades a los países de Latinoamérica para impulsar el crecimiento e inserción en el mercado internacional, aprovechando el amplísimo potencial del ámbito creativo y el rico patrimonio cultural de los países que la conforman, bajo el influjo de políticas neoliberales.

SUCEDE 2017, escenificó  la entrega del quehacer cultural municipal a quienes conocen el drama de la ambición desmedida, y para corroborarlo sin ser muy perspicaz, me atrevo a afirmar que no se puede seguir haciendo lo mismo y esperar resultados distintos.

Los gobernantes parecen competir en ahíncos para declarar su adhesión al libre mercado,  tirar por la borda derechos y prerrogativas conquistadas por las clases populares; en las élites políticas, el feliz término de reforma, sirve para hacer apología del productivismo como condición de la superación de la pobreza: producir cada vez más para proveer empleo, es el argumento preferido por  quienes buscan la demolición sistemática de la capacidad del Estado para regular el funcionamiento del mercado.

Si analizamos los últimos acontecimientos de relevancia cultural en la Zona Metropolitana de Guadalajara, a la luz de estas visiones, encontraremos una ecuación que muestra el juego de privilegios en que han convertido al Show Business. 

El gobernador del Estado de Jalisco, anunció con bombo y platillo, la creación de una bolsa de cinco millones de capital semilla, para empresas del sector de industrias culturales y el presidente municipal de la capital del estado,  replica, las plazas, jardines, mercados, unidades deportivas, bibliotecas y más espacios no convencionales, serán habitados por propuestas artísticas de talla nacional e internacional, con el patrocinio de empresas como  Caabsa, Plastic Omnium y Banorte, además del Festival Internacional Cervantino, “El recurso federal son 15 millones de pesos, el municipio pone cerca de tres millones; el resto va por patrocinios”, comentó Susana Chávez Brandon, directora de Cultura del municipio.

Los recursos etiquetados para proyectos culturales, como el espectáculo “PERLA” de Les Plasticiens Volants, son señalados de servir más a show business, que los fines que dicen servir.

Pero esa es historia de la próxima columna.

@aaperezcas  o nevladitos@hotmail.com