Hurgar con catalejos

¡El niño del tambor¡ ( I )

Fue Wittgenstein quien imaginó que los límites del mundo y de sus posibilidades son los del lenguaje. Quevedo antes lo escribió para lo intelectual y lo sensible en su poesía. Los reflejos de la crisis económica se puede establecer que son cotidianos, porque la economía también es cotidiana se presenta y se vive, materializando una realidad, minuto a minuto.

Mucho enseñaría en el tema el ama de casa que cada día, conforme a sus necesidades y disponibilidad de recursos monetarios, acude a la tienda de la esquina o al mercado y que las condiciones en los mercados, son diferentes cotidianamente.

La economía como la política debe ejercerlas, no a quienes les guste sino por aquellos que conozcan.

Por otro lado las crisis económicas no vienen solas. Existe un alto grado de correlación con otros factores entre los que destacan: En primerísimo lugar, el factor de la política. Lo social.Los rasgos culturales de la población. Los factores relacionados con el actuar de los gobernantes.El sistema jurídico. Pero la sabiduría popular se ve relegada por aquellos que viven la demología,  como parte de la descalificación,  a ellos les dedico esta columna.

La columna está INSPIRADA en la novela de GÜNTER GRASS “El tambor de hojalata”.

No se trata de un conocimiento sino de un saber inconsciente. Nadie podría negar el beneficio e influjo de ese texto mudo que, cuando rompe a hablar, lo hace en un lenguaje vasto y multiplicador.

Yo quisiera hacer un libro que altere a los hombres, que sea como una puerta abierta que los lleve a un lugar al que nadie hubiera consentido en ir, una puerta simplemente ligada con la realidad.

Y esto no es el prefacio de un libro, como tampoco lo son los poemas que lo indican en la lista de todas las furias del malestar.

Esto no es más que un témpano atragantado.

De ese engaño de la palabra, vale decir, se ocasionan las confusiones exegéticas que no son las simplificaciones analíticas y que, en palabras antiguas y actuales, consisten dar a una cosa el nombre con que la lengua designa otra.

Los cuentos de las lenguas de doble filo enuncian en sus silencios, que en algunas materias, oficiar de santo no es sinónimo de ser mudo testigo: caer en el maniqueísmo, es felonía. Es olvidar la sabiduría humana y los consejos de San Juan de la Cruz.

¡Qué descansada vida

la que huye el mundanal ruïdo

y sigue la escondida

senda por donde han ido

los pocos sabios que en mundo han sido¡

Mi amigo Charly quiere apoderarse del poema o de la poesía por la vía del cortocircuito de la sensibilidad, esto es, en realidad no quiere asesinar a nuestros ancestros, quiere gozar de los beneficios que ellos legaron (léase) becas.

Juan Ramón Jiménez, premio nobel de literatura como (PAZ), describe así a la poesía:

Vino, primero, pura,

vestida de inocencia,

y la amé como un niño.

Luego se fue vistiendo

de no séqué ropajes;

y la fui odiando, sin saberlo.

Llego a ser una reina,

fastuosa de tesoros…

¡Que iracundia de yel y sin sentido¡

Más se fue desnudando

Y yo le sonreía.

Se quedó con la túnica

De su inocencia antigua.

Creí de nuevo en ella.

Y se quitó la túnica,

Y apareció desnuda toda

¡oh pasión de mi vida, poesía

desnuda, mía para siempre.

Este diálogo poético abrió una pregunta ¿Qué pasa con las palabras? ¿Para qué se usan?

Así, la palabra se convierte en arma que mata al que supongo me quita lo que me corresponde y que además me han prometido; se convierte en “destino cantado” o “beca”.

En este sistema de súbditos y ciudadanos a conveniencia, ¿Quienes integran las instituciones culturales merecen un lugar aparte? ¿Los catedráticos, los profesores eméritos, los directores de los centros públicos de investigación, los que ostentan plazas de tiempo completo como profesionales de la educación superior, son súbditos o ciudadanos?

¿Los miembros del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes merecen un lugar aparte?

Pregunto, pregunto por aquello de las recochinas moscas.

Sintetizando, te espero en quince para concluir esta historia. Hasta entonces.

nevladitos@hotmail.com

http://twitter.com/aaperezcas