Hurgar con catalejos

Tres años de gestión cultural

En México se tiene poca y mala experiencia sobre las evaluaciones a programas públicos, de ahí la enorme importancia del evento que con el objetivo de crear y potencializar un diálogo acerca de políticas y programas culturales, desarrolló la Secretaría de Cultura de Jalisco (SC).

El evento que tuvo lugar en el Instituto Cultural Cabañas y en las Instalaciones en la calle de Reforma 425 (ex Museo de Antropología) dentro de la Jornada de la Evaluación de Programas Culturales: innovación, experiencias y retos, como parte de la Semana Nacional de la Evaluación en México 2016, dejó en claro que innovar es la respuesta adaptativa a un entorno cambiante, particularmente en el sector de la producción de servicios culturales y bienes de propiedad intelectual.

Dicho evento, de análisis y reflexión, permitió a las instituciones académicas y al gobierno estatal dialogar junto con el Congreso del Estado; la falta de un proyecto claro de política cultural, tuvo luego un traspié al no hallar cómo justificar la compra a sobreprecio de varios cuadros y esculturas que pasaron a formar parte de la colección del pueblo de Jalisco.

Esto deja al descubierto la falta de sensibilidad política, de la titular de la SC, al no lograr poner en sintonía las actividades culturales con los tiempos de pluralismo político que vive la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Pero por supuesto, la evaluación que propone CONEVAL a los procesos de gestión cultural, no se refirió únicamente a las artes plásticas, también fue revisada el área de artes escénicas, a la que se dedicó buena parte de la evaluación, poniendo especial cuidado en descifrar el concepto de arte y cómo es usualmente utilizado entre quienes en la sociedad jalisciense se identifican como artistas, lo que implica que hay campos de acción social que son o tienen resultados artísticos y otros que no tienen como fin último dicho resultados, tal es al caso de la música.

El CONEVAL emplea como metodología, de evaluación, lo que el artículo 3, fracción VII de los Lineamientos Generales para la Evaluación de los Programas Federales de la Administración Pública Federal define como marco lógico, el cual consiste en realizar una matriz de indicadores mediantela cual se describe el fin, propósito, componentes y actividades. Adicionalmente, diseña los indicadores y define las metas, medios de verificación y supuestos para cada uno de los objetivos de los programas federales.

Metodológicamente, lo anterior puede ser seriamente cuestionado. En primer lugar, parecería que la metodología sugerida para realizar las evaluaciones se encuentra dentro del paradigma cuantitativo. Esto contrasta con la finalidad de los programas sociales, que está orientada al bienestar de la población. Sin embargo, difícilmentese puede medir el bienestar, ya que es un parámetro subjetivo propenso a ser heterogéneo. Es decir, no todos los individuos perciben de igual manera el impacto de los programas en su calidad de vida.

@aaperezcas
nevladitos@hotmail.com