Hurgar con catalejos

Desde que México ingresó a la OCDE

Los métodos cuantitativos nos permiten dos propósitos

a).- Desarrollar descripciones numéricas

b).-Probar hipótesis.

Una prueba contundente de nuestra incapacidad como país, surge del respeto que el artículo 2° de la constitución señala, sobre la conformación de las comunidades indígenas, a las cuales dota de autonomía para preservar, enriquecer y gestionar sus lenguas.

Desde que México ingresó a la OCDE en 1994, las reformas educativas han sido constantes, y desde entonces, en México, 48% de los alumnos de 15 años registra conocimientos insuficientes en el área de ciencias, 42% en lectura y 57% en matemáticas, lo que no les permite acceder a estudios superiores y desarrollar actividades que exige la vida en la sociedad del conocimiento, revelaron los resultados de la prueba PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) 2015.

Según el Catálogo Nacional de Lenguas Indígenas, existen 68 grupos lingüísticos que se consideran las lenguas o idiomas de los pueblos originarios, y 364 variantes lingüísticas. La lengua más utilizada en los salones de clase es el español; incluso en el espacio de enseñanza de la asignatura Lengua Indígena, las explicaciones se hacen en este idioma. Se destina el uso y la enseñanza de lengua indígena a la traducción de palabras y conceptos del español (en escuelas en donde conviven estudiantes que hablan diversas lenguas, se traduce entre el español y la lengua que habla el docente o la que habla la mayoría de los estudiantes). Los materiales editados en lengua indígena, en la mayoría de estas escuelas, no corresponden con la variante o con la lengua que se habla en la comunidad; en el caso de lenguas no escrituradas, no se cuenta con material didáctico para su enseñanza. En las comunidades monolingües, en donde los docentes hablan la misma lengua que los estudiantes, se usa la lengua indígena para llamar la atención a los alumnos y en ocasiones para explicar conceptos en español que son difíciles de comprender. La mayoría de los padres de familia valora la enseñanza del español en la escuela: quienes hablan lengua indígena dicen que ésta se transmite en casa y que su uso se restringe a la vida privada de la comunidad o a las asambleas comunitarias; quienes ya no la hablan dicen que la lengua que se debe comprender para las actividades económicas es el español; ya que de esa manera sus hijos no serán discriminados por su origen étnico y podrán desarrollar competencias en español que les permitirán aspirar a mejores oportunidades laborales. En algunos casos (en Baja California y en Chiapas) se prefiere incluso que en caso de enseñar una segunda lengua, ésta sea el inglés.

En esta ciudad viven miembros de comunidades indígenas, cuyas actividades económicas están centradas en la producción artesanal, mantienen hábitos, y por supuesto indumentaria, y habla sin que sea respeta su identidad grupal, donde menos del 50% logra concluir la secundaria.

@aaperezcasnevladitos@hotmail.com