Hurgar con catalejos

Irineo Rojas In Memoriam

En poco más de diez años, el taller editorial de la casa del mago, ha creado un excelente catálogo con autores como Ramón Gil Olivo, Enrique Macías Loza, Miguel Topete y otros muchos autores que hablan de la soledad, el amor la violencia, los deseos insatisfechos, son autores que saben utilizar la imaginación para encontrar un sentido a experiencias rutinarias del día a día. Felicidades al taller y a su impulsor Hermenegildo Holguín Reza.

A casi todos los tapatíos nos tomó por sorpresa, haber recibido como regalo de Navidad, un incremento en la tarifa del transporte público. El mantenimiento, conservación de las unidades, y otro gran número  de compromisos incumplidos en la concesión del servicio, no justifican el incremento como tal, el sistema de gestión que  se improvisó para autorizar los incrementos ignoró las necesidades de toda la comunidad metropolitana, y de otros municipios del estado, resaltando el carácter autoritario de los poderes ejecutivo, estatal y municipal.

Esta desagradable sorpresa, nos recuerda que no hay peor forma de corrupción que la que proviene del ámbito político.

Permítaseme,  dedicar un momento a recordar la obra de un mexicano ejemplar: Ireneo Rojas Hernández. Me extraña que su muerte haya pasado casi en silencio, porque se trata de un académico de excepción, originario de Cherán, Michoacán. Estudió Física y Matemáticas en la universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y obtuvo una beca para hacer maestría y doctorado en la Universidad de Tubinga, Alemania donde le ofrecieron trabajo, pero prefirió regresar a su tierra. Era capaz de combinar la sabiduría ancestral de su pueblo, el purépecha, con la aplicación de sofisticados métodos científicos, llegando a confesar, que lo que descubrió en sus investigaciones los antepasados ya lo sabían, lo habían descubierto desde hacía siglos con “otras formas de descubrir”.

El rector de la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán (UIIM), Ireneo Rojas Hernández falleció el día 7 de diciembre de 2013.

A nuestro presidente municipal, Ramiro Hernández, le tocó recibir un municipio con un gran cúmulo de deuda, pero ante los señalamientos de que era mal aprovechada la inversión en cultura, y muy particularmente en el ámbito de las letras, sin la menor idea de lo que significa planeación, sin una visión del entorno estatal, convocó al premio: Hugo Gutiérrez Vega,   para escritores jóvenes. Competir con el municipio de Cocula, organizador y patrono del premio nacional de poesía joven Elías Nandino, no es responder a las preguntas que se hacen los tapatíos sobre los aportes a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, es abonar, una duda más, al cúmulo de intereses económicos y políticos que menean el atole de la llamada “Cultura”,  así con mayúsculas.

Convocar a un certamen de literatura es un paso en falso, la primera intención es propugnar por continuar con la cultura kleenex,  de usar y tirar, incluir al mayor número de autores en un ghetto: El de los Lost.

http://twitter.com/aaperezcas