Hurgar con catalejos

Érika Ramírez Diez, La lucidez del disenso

Recuerdo que escribí de Morder el polvo, segundo libro de Érika Ramírez Diez, hace tres lustros. Libro singular, intimidador, una especie de creación de una persona suplementaria con elementos sacados en su mayor parte del interior de la propia autora.

 La celebración y la angustia se dan cita de una manera inevitable. Las palabras usadas en esos casos, pueden manifestar lo emocional de las honduras, porque las situaciones mismas redujeron su existencia total a la aspiración de convertir en realidad la fantasía. El melodioso susurro de la palabra se queda repitiendo la cantinela para demostrar que aquí hay poesía.

Como un Colón

que creía de un mundo

otro

vine a la vida

Traje mis lecciones tercas

vi oval al planeta

y un mástil derrelicto

enterrando el horizonte

Falso:

la tierra sigue siendo plana

y el mar        

el misterio más ancho a nuestra vista.

Érika se recuerda a sí misma, se convierte en la metáfora, recupera en primera persona la experiencia de su aventura, una convergencia total entre el alter ego y ego, pero no mal enmendada, no, la verdad dramática a la que accede por medio del poema, es la generosidad de una autora cuyo lenguaje, como reza la contracubierta y la presentación del libro a cargo de Luis Britto García, es duro, reclama en la pureza de los sustantivos y los verbos una respuesta a cada imagen.

La poesía no puede describirse con palabras, no es filosofía. El valor estético surge de la memoria, y también (tal como lo vio Nietzche) del dolor.

Matadora

cada una de las calles

abriéndose el vientre

por encontrar cabida

Matadora

la existencia que busca

donde acurrucar

el desconsuelo

Matadora

la voz de la vida

con hilillos de sangre

en cada orilla

Matadora la posibilidad

de seguir viviendo.

Érika Ramírez Diez es poeta y sabe que el arte no imita a la realidad (no coloca un espejo frente a la naturaleza), sino que crea una nueva realidad.

Me despido haciendo una reflexión.

Asomarse a la literatura es una actividad fundamentalmente Humana.  Quien se atreve a leer a las poetas jaliscienses descubrirá que sigue habiendo, para la polémica,  exclusión literaria.

Con la certeza de que en la próxima “Hurgada”  cuento con tu complicidad, hablaremos de libritos que no deben pasar inadvertidos.

nevladitos@hotmail.com

http://twitter.com/aaperezcas