Hurgar con catalejos

Circo sin pan en la UdeG

El hombre de traje oscuro mira el periódico, como otros muchos clientes.

Pero está solo, frente un espumante capuchino. Ordena una o  unos bísquet con mermelada de fresa, y sugiera a la mesera que recargue el vaso de agua.

Es extranjero, se nota en el acento de su habla.

Son las diez de la mañana y el café de Val, es un hervidero de grillos.

Ayer el Rector General Mtro. Izcohatl Tonatiuh  Bravo Padilla, rindió su primer informe al frente de la Benemérita Universidad de Guadalajara.

Resaltó de manera muy singular la obtención del título del equipo representativo de la Institución  en la liga de ascenso del futbol nacional.

Un amigo preocupado porque se otorgará un premio de 100,000 pesos a los trabajos que se envíen antes del 28 de abril de 2014, a la dirección de Literatura, de la Secretaría de Cultura, del estado de Jalisco aporrea su computadora con singular alegría.

Me preocupa quien forma al jurado, porque la participación en el certamen de conformidad con al articulado de la convocatoria misma, hace improcedente cual medio de rechazo al fallo del jurado.

Ándate sin preocupaciones, le dijo, seguro que volverá a preguntar más tarde.

Los organizadores pueden ser representantes de la propia Universidad, o un grupo de miembros, distinguidos de la comunidad literaria nacional. Desde que conocemos la historia, sabemos que una de las predilecciones del hombre, culto o no, es el rumor,  el chisme. En las cortes y círculos de poder, alguien que es públicamente importante es el blanco perfecto, para los medios que viven hoy del execrable ejercicio de describir, mostrando con fotos, las delirantes y horrorosas locuras,  de los aspirantes a poetas, novelistas pintores, dramaturgos, o simples padres de familia.

Vivimos la era de circo sin pan, así que me parece absolutamente degradante que nosotros no solamente soportemos esto, por donde se mire la hipocresía es la misma, el viernes pasado, la familia Domínguez, rentó el museo de las artes (Musa) a cargo de la Universidad de Guadalajara, como salón de fiesta.  El rector General y la directora del recinto Maribel Arteaga no informaron del monto del alquiler.

Es terrible tener que decirlo, pero esto de instalar la privatización como algo inevitable, para destramar la falta de recursos, “así de frágil”, se parece más a otra prácticas del quehacer universitario las declaraciones offrecord, donde el miedo y el cálculo,  son expresiones de una sociedad muy decadente.

La perversión consiste, en que aquellos que se rasgaron las vestiduras por la ausencia de la Universidad en los festejos del centenario de Octavio Paz, no recordaron la época macartista, y como profesionales de la simulación, discurrieron que no hay magia ni misterio, que resista tanta obviedad. Igual que en las teleseries el mundo se arregla con repetir con ligeras variaciones la historia que combatimos.

La mesara trae los bísquets  yo para no sentirme mal me descompongo, y antes de que mi amigo se pregunte por la pulcritud de las decisiones, en la Universidad de Guadalajara, le sorrajo, una lapidaria; como funciona LA INDUSTRIA DEL ESCÁNDALO.

nevladitos@hotmail.com 

http://twitter.com/aaperezcas