Ojo por ojo

Nos vamos a pelear

A los mexicanos nos encanta pelearnos con la historia, discutir todo lo que tenga que ver con nuestra identidad e inventarnos cualquier cantidad de teorías raras sobre por qué somos como somos.

Y si no son los aztecas es la llegada de los españoles, y si no es la virgen de Guadalupe es Benito Juárez, y si no es Porfirio Díaz es Gustavo Díaz Ordaz.

¿Por qué le estoy diciendo esto? Porque hoy le tengo un tema para que nos peleemos sabroso en las redes sociales: Gonzalo Guerrero: entre dos mundos.

¿Qué es? Un impresionante documental coproducido con ene cantidad de instituciones importantes de México y España sobre la vida de Gonzalo Guerrero.

Como usted es una persona muy culta, no necesito decirle que fue el primer español en llegar a nuestro país, el que llegó por el lado de Yucatán y fundó la primera familia mestiza de nuestra región.

¿Y por qué nos tendríamos que pelear? Porque yo quiero que usted me diga qué tan bueno o qué tan malo le pareció, si está apegado a la realidad o si le pareció aburrido.

A mí se me hizo un espectáculo prodigioso, una producción de un nivel muy alto con unas dramatizaciones que, más que el apoyo para un ejercicio documental, parecían por sí mismas una película.

Y es que la historia de Gonzalo Guerrero es apasionante. Yo, lo confieso, la conocí hasta que me vine a vivir a la Ciudad de México y tomé clases de creación literaria con Alejandro Céssar Rendón en la Sogem, quién nos pidió, a cada uno de sus alumnos, que tomáramos a un personaje de La Conquista y desarrolláramos algo.

A mí me tocó Gonzalo Guerrero, por eso lo tengo tan presente y por eso creo que es importante rescatarlo porque su posición ante México y la vida contradice muchos de los más asquerosos mitos que la historia oficial nos ha pretendido vender sobre lo que somos y lo que no somos.

De hecho, creo que es una gran película, una preciosa telenovela, algo que todos deberíamos conocer y compartir a pesar de ese desenlace tan siniestro (o tal precisamente por eso).

Hágame un favor y hágase un favor: busque las repeticiones de este material (este viernes a las 22:00 hay una), véalas, discútalas y peléese.

Creo que más de una persona va a quedar fascinada y otras, sorprendidas como con 13 platillos para conocer México, una joyita del canal El Gourmet que nadie se debe perder.

Como su nombre lo indica, es una primera temporada de 13 capítulos de una serie documental dedicada a viajar por algunos de los platillos más representativos de nuestra nación a un ritmo de un plato por programa.

Está el episodio de las corundas, el de la barbacoa, el del mole, el del cabrito, el del ceviche. Es como una pequeña gran enciclopedia de cosas deliciosas que lo reconciliarán con este país.

¿Cuál es la nota? Que a pesar de que han hecho decenas de producciones similares, creo que jamás se había realizado una tan bonita, tan profesional y tan completa.

No es poner a un chef a modelar al lado de un plato de enchiladas, es ir literalmente al fondo de las cosas, platicar con la gente, investigar los orígenes, descubrir las variedades, mostrar los escenarios, divulgar nuestra cultura y promover una de las riquezas más entrañables de México: su comida.

A mí me encanta porque su conductor, Pedro Salmerón, no es el típico señor sangrón que nos quiere presumir sus conocimientos, sus recetas o sus contactos.

Es un hombre sencillo, normal, curioso, de origen historiador, que haría lo que yo creo que haríamos usted o yo si tuviéramos la oportunidad de aventarnos un viaje de esa naturaleza.

Y encontrar a un personaje así de agradable no es cualquier cosa, menos con una producción tan cuidada.

Por favor busque 13 platillos para conocer México. Hoy a las 11:00 y a las 23:30 se va a transmitir por El Gourmet. Y si después venden la serie en DVD, cómprela porque es material de colección como la nueva temporada de Insomnia.

Hay programas de televisión que, de tanto verlos, parece como si hubieran estado ahí desde siempre como si nunca fueran cambiar como si no corrieran el riesgo de desaparecer.

Insomnia es uno de ellos y es un privilegio que los mexicanos podamos gozar de esta producción a través de la televisión abierta nacional todos los viernes, 30 minutos después de la medianoche, por la señal de Azteca 7.

Le recuerdo, Insomnia es un show de televisión sobre la televisión, específicamente sobre la publicidad que se hace y se ha hecho a lo largo de los años, en México y en todo el mundo, para la televisión.

¿Qué tiene esto de privilegio? Mucho. Hablar abiertamente de publicidad en los medios mexicanos es un acto de valor y hacerlo como lo hacen estos señores es, además, divertido.

¿Qué es lo importante aquí? Que Insomnia está estrenando temporada, imagen y que está mejor que nunca. Si usted ama la televisión, lo tiene que ver. Se lo recomiendo.