Ojo por ojo

La solución más ‘atrevida’

La señora Sefchovich aterriza nuestras desgracias y las lleva al terreno más sagrado que tenemos. ¿Cuál? El de nuestras madres de familia.

Llevo meses escuchando cualquier cantidad de historias sobre el horror de país en el que vivimos y, por lo mismo, me he puesto a leer como loco.

¿Qué? Todos los libros que he podido sobre el porqué de esta decadencia.

A lo mejor usted no lo sabe, pero nuestras editoriales se están haciendo ricas publicando ensayos sobre México y la violencia, México y la corrupción, México y el narco.

Yo no sé si es una moda o una necesidad, pero hay desde libros que le echan la culpa de todas nuestras desgracias a la conquista de los españoles hasta textos que responsabilizan de los asaltos en los camiones a la mismísima Iglesia católica. Es alucinante.

El caso es que, entre todas estas “investigaciones” me encontré una obra de Sara Sefchovich verdaderamente espectacular que nadie se puede perder.

¿Por qué? Porque lejos de ser lo que todos hacen, propone soluciones. Se llama ¡Atrévete!, está en editorial Aguilar y es muy fácil de conseguir hasta en versión digital.

Cuando la vi por primera vez, confieso, le saqué la vuelta porque con semejante título pensé que se trataba del típico libro motivacional de toda la vida.

Usted sabe, recetas mágicas para volverse rico, bajar de peso o encontrar pareja, pero no.

¡Atrévete! es el mejor ensayo que existe sobre la violencia en México. El más completo, profesional y, lo más importante, el más claro.

Se lee en cuestión de minutos y cualquier persona, desde la más culta hasta la más ignorante, lo puede entender a plenitud.

Aquí no se trata de buscar culpables ni de aprovechar el momento para perjudicar a los miembros de algún partido político o de alguna institución. Se trata de decir las cosas como son.

Y para eso, Sara, la autora de otra maravilla titulada País de mentiras, lo construyó con base en 19 capítulos como de cuatro o seis cuartillas cada uno.

Lo interesante es que todos están perfectamente bien hilados y una vez que uno comienza a leerlos, no hay manera de soltarlos.

Viene todo, desde Michoacán y las autodefensas hasta Sicilia y los discursos de Enrique Peña Nieto pasando por la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, las elecciones y más, mucho más.

¡Atrévete! es el gran ABC de nuestra realidad. ¿Cuál sería la diferencia respecto a otros materiales?

Que en el capítulo 13, cuando uno piensa que ya se dijo todo y que aquello va a terminar como normalmente acaban estos libros, ocurre algo sorprendente:

La señora Sefchovich aterriza nuestras desgracias y las lleva al terreno más sagrado que tenemos. ¿Cuál? El de nuestras madres de familia.

Parece una locura, pero todo está tan científicamente bien justificado que uno termina entendiendo cosas muy, pero muy nuevas sobre asuntos muy, pero muy viejos.

¿Resultado? La única propuesta viable que existe hasta este momento para erradicar la violencia en México en todos los niveles.

Y a mí me encanta porque, sin trucos moralistas, parte del núcleo familiar, parte de la mujer, y eso significa mucho en un país donde, como el mismo texto dice, la única institución que no se ha desmoronado ha sido la familia.

No le quiero vender trama porque mi intención es que usted busque este material, que lo lea y que se atreva.

Yo sé que si lo hace, por fin pasaremos a la siguiente etapa de nuestra historia.

Y es que, no sé usted, pero yo, de repente, me harto de jugar a explicar cuando lo que tendríamos que hacer es lo que Sara Sefchovich nos dice en su libro: resolver. ¡Felicidades!

¡Atrévase a opinar!

alvarocueva@milenio.com