Ojo por ojo

El poder y Gloria Trevi

El año 2015 inició con el estreno de Gloria, que, como usted sabe, es una película inspirada en un momento muy específico de la biografía de Gloria Trevi

¿Y qué tiene de especial esta cinta si, a todas luces, se trata de una obra hecha para escandalizar, para polemizar y para darle rienda suelta al odio y la invención?

Tiene de fuerte que es exactamente lo contrario. Gloria es un material valiosísimo para entender, reflexionar y hasta para corregir.

¿Para entender qué? ¿Lo mucho que la cantante de tantos éxitos internacionales gozó y sufrió? ¿Para juzgarla a ella, a Sergio Andrade y a otras personas?

No, para entender cómo son las cosas en las esferas del poder de México y de muchos otros rincones de América Latina.

Para reflexionar sobre lo que está sucediendo en el mundo del entretenimiento como para que esta clase de películas esté tan de moda.

Y, lo más importante de todo, para que estas situaciones ya no se repitan, para que cambien, para que mejoren, para que beneficien a las nuevas generaciones.

A pesar de las apariencias, del predecible bloqueo que un título así tiene que padecer y del evidente mal manejo que la prensa carroñera le va a dar, Gloria es un buen filme.

Estructuralmente es una joya de la dramaturgia. Sabina Berman, su escritora, consiguió darle un sentido y un peso literario a una historia que, por sus características, no lo tenía.

Porque en esta cinta no se trata de contar un chisme, se trata de crear un espectáculo capaz de crecer, de sorprendernos, de involucrarnos.

Gloria no solo lo consigue, sino que eleva la vida de una estrella controvertida, como hay muchas, a otros niveles.

Esto no es la biografía de La Trevi, es otra cosa. La cantante es solo un pretexto.

¿Para qué? Para ir más allá y a mí me encanta porque reivindica a la industria del entretenimiento como lo que es: un gran termómetro social.

Aquí yo tendría que hablar de la dirección, de las actuaciones y de muchos otros aspectos de esta pieza, pero estoy convencido de que es más importante ir hacia lo que le mencioné hace un rato: entender, reflexionar y corregir.

Gloria denuncia los horrores del ascenso social en culturas como la nuestra, lo que pasa cuando hay talento, pero faltan las bases de la educación.

Es un ejercicio muy interesante sobre el universo del poder, sobre sus efectos, sobre las carencias humanas y, lo más valioso, sobre la capacidad que algunas personas tienen para vencer obstáculos.

¿A qué me refiero cuando le digo que esta clase de películas está de moda?

A que yo no creo que sea casualidad que se estén presentando tantas cintas, e incluso tantas series y telenovelas cuyo objetivo sea ventilar las supuestas intimidades de los medios de comunicación o contar la vida de alguien que, en la realidad o la fantasía, brilló en ellos.

Hay un hilo que une a Gloria con La dictadura perfecta.

Pero también con Cantinflas, Birdman, Saving Mr. Banks, Hitchcock,  The Girl, The Newsroom, La ronca de oro y El Joe, por mencionar solo unos cuantos ejemplos.

Los medios ya no son los medios, son el todo, y sus personajes, nuestros nuevos héroes y villanos, los que nos explican.

Por eso se me hace fundamental leer todos los créditos de este filme y descubrir que Gloria no es el resultado de una mente excéntrica que haya hecho esto persiguiendo algún fin oscuro.

Hay decenas de productores asociados, gente que se la jugó, que invirtió en esto, aunque fuera poco, pero que lo hizo porque entendió sus dimensiones.

Aquí hay otra lección que tiene que ver con valentía, con espíritu emprendedor, con trabajo en equipo. Hay mucho que decir de Gloria.

Lo importante ahora es que usted vea esto y que sirva.

¿Para qué? No para buscar inocentes o culpables, para agradar o molestar a alguien, o para impulsar o acabar con ciertas carreras.

No, Gloria tiene que servir para replantear nuestros esquemas de ascenso social, para abrir los círculos de poder y construir una plataforma que permita la creación de nuevas figuras.

¿O a usted no le llama la atención que en este país de jóvenes, después de Gloria Trevi y de uno que otro personaje de su misma generación, no tengamos más estrellas de ese tamaño? A mí, sí. Mucho.

¿Ahora entiende la importancia de esta película? Es el primer estreno de 2015. Por algo será.

¡atrévase a opinar!

 

alvarocueva@milenio.com