Ojo por ojo

La biografía de Margarita Zavala

Yo sé que el juego es: hablemos mal de todo, destruyamos cualquier cosa que nos pongan enfrente, proyectemos superioridad.

¿Por qué? Porque eso es lo que nos ha enseñado la era del espectáculo. Si no hay conflicto, no hay show. Y todos queremos show, ¿no?

¡Pues a divertirnos! ¿Con qué? Ahora con Margarita, mi historia, la biografía de Margarita Zavala que se encuentra disponible, ya, hasta en plataformas digitales.

Es tan predecible lo que va a decir “la gente”, lo que se va a comentar en los medios, lo que va a circular en las redes sociales.

¿Entonces por qué una señora como Margarita Zavala se arriesgaría a tanto?

¿Sabe por qué? Porque está convencida de lo que hace, porque tiene los pantalones lo suficientemente bien puestos para enfrentar lo predecible y lo que no, y eso me gusta.

Margarita, mi historia no es el típico libro de políticos para políticos, un manifiesto cargado de propuestas ni un llamado a la revolución.

Es un retrato donde cualquier persona, política o no política, rica o pobre, joven o madura, culta o inculta, se va a enterar de cosas que no sabía de esta mujer que sueña con ser presidenta de México.

¿Y? ¿Por qué tendríamos que enterarnos de esas cosas?

Porque ahí es donde nos va a quedar claro que doña Margarita es algo más que la esposa de Felipe Calderón.

La señora Zavala es, ante todo, una persona de trabajo, con vocación de servicio, preparada, con su propia agenda.

Por si esto no fuera suficiente, sí, es esposa, madre, hija, hermana, amiga, compañera.

Le guste a quien le guste o le moleste a quien le moleste, como estrategia de comunicación este libro es una maravilla porque puede llegar a acercar a las multitudes a sus ideas pero, sobre todo, a sus emociones.

Y es que sus emociones no son muy diferentes a las de cualquier hombre o mujer que vive en este país.

La señora se ha partido el lomo desde pequeña estudiando y trabajando en mil cosas, ha participado en cualquier cantidad de actividades sociales, académicas y de oposición, y ha gozado pero también ha sufrido.

Hay momentos muy impresionantes en Margarita, mi historia, momentos de tensión con personalidades como Marta Sahagún, de rabia con los asambleístas del Distrito Federal, de dolor como cuando la quisieron involucrar en el caso de la Guardería ABC.

Pero todo queda explicado en esta biografía, explicado con documentos, con fotos y con un admirable sentido crítico.

Entre anécdota y anécdota, la señora pone en su lugar al Partido Acción Nacional, habla de corrupción, de impunidad, de derechos humanos y hasta menciona a periodistas como Carmen Aristegui.

Como punto de partida, Margarita, mi historia es bastante interesante, es el principio de la construcción de un personaje que por ser mujer, que por partir de la familia y que por mencionar situaciones mucho muy recientes de la historia de México, ofrece algo.

¿Qué? Certeza. Y con este libro, además, transparencia hasta para cuestiones mucho muy privadas.

Biografías y ensayos de gente que quiere llegar a la Presidencia de México, hay muchos.

Pero Margarita, mi historia está en un punto muy atractivo, sólido, humano, inteligente, esperanzador. ¿O usted qué opina?

¡atrévase a opinar!

alvarocueva@milenio.com