Ojo por ojo

¡Que se cuiden todos!

Ahora sí, que se cuiden ForoTv, Proyecto 40, MILENIO Televisión y todos los canales que se dedican al análisis político.

¿Por qué? Porque hoy va a ocurrir algo verdaderamente grande en esa materia, algo que va a cambiar nuestra manera de ver y entender la realidad, un acontecimiento histórico.

Hoy, en punto de la medianoche, comenzará Azteca opina, yo ya la vi y todavía no la puedo creer. No existe algo igual no solo en México, en el mundo. ¡De ese tamaño de evento estamos hablando!

¿Qué es Azteca opina? Para entenderlo, hay que recordar algunas cosas.

Hace muchos años, antes de que cualquier otra televisora de México se le ocurriera, Televisión Azteca sacó la primera gran barra de análisis político de este país.

Yo sé que a lo mejor a usted ya se le olvidó o que, por su edad, no le tocó, pero créame que fue un paso fundamental en la democratización de México.

Ahí, como en ningún otro lugar, se incluyeron programas de todo tipo y se presentaron analistas de todas las corrientes ideológicas.

Ojo, Azteca no es un canal pequeñito de una ciudad perdida en la inmensidad de México. Es una televisora nacional.

Llevarle todas esas ideas lo mismo a la gente del norte que a la del sur, significó algo, cambió cosas.

Sí, yo sé que ahora, todo el mundo, a toda hora, hace análisis político, incluso con los talentos a los que Grupo Salinas les dio su primera oportunidad en televisión.

Pero de que lo que alguna vez conocimos como Barra de opinión fue importante, fue importantísimo, crucial.

La bronca es precisamente lo que le acabo de decit: hoy, todo el mundo, a toda hora, hace análisis político.

¿Resultado? El mercado está saturado, la industria está padeciendo a una avalancha de opinadores, que son más divas que las divas y que tienen unos programas horrendos, inentendibles.

¿Por qué? Porque la mayoría de esos señores, en lugar de trabajar para el público, trabajan para ellos mismos o para sus intereses, en un idioma denso e incomprensible, a través de unas producciones largas y aburridas.

Por lo mismo, el público, en lugar de interesarse por la política y, en general, por los mejores temas de la economía, la cultura y la sociedad, les sacan la vuelta.

¿Sabes usted la catástrofe que algo así significa en términos democráticos para una nación para la nuestra?

La gente de Azteca, y muy especialmente la de Barra de opinión, se dio cuenta de todo esto, tomó cartas en el asunto y después de un larguísimo proceso de investigación, capacitación y desarrollo, generó una solución.

¿Cuál? Azteca opina, una nueva barra de programación sobre temas políticos, económicos, sociales y culturales que se va a transmitir, a partir de hoy, de lunes a sábado, de 0:00 a 1:00.

¿Y? ¿Qué tiene esto de novedoso? Tiene que verla, pero verla toda, durante una semana completa, para creerla.

No más analistas prepotentes, conductores mesiánicos ni divas que improvisan. No más producciones largas, aburridas y tediosas.

Azteca opina es un conglomerado de más de 25 programas diferentes, de menos de 15 minutos, donde vamos de la nota del momento al análisis político, la cuestión económica, la divulgación de la ciencia, la promoción de la cultura y la revisión social.

Aquí todos, absolutamente todos los talentos que salen a cuadro, se tienen que apegar a unos protocolos impresionantes de control de calidad para garantizar que hubo una preparación previa, que no traen una doble intención y que van a trabajar para el público.

En términos de producción, todos, absolutamente todos los programas que usted va a ver, van a ser una locura, tanto por su aprovechamiento de los recursos como por su manejo de las técnicas audiovisuales.

Nada, ni la más insignificante de las luces ni el más mínimo detalles en el vestuario se van a hacer sin un estudio previo. Estos señores son de lo más profesional que existe en la industria de la televisión nacional inteligente, la envidia de muchos canales internacionales, una revelación.

No le voy a vender trama, pero el estudio de Azteca opina es uno de los más asombrosos que he visto en mi vida y mire que si algo he visto en todos estos años han sido estudios de televisión.

Tiene lo último de lo último, pero manejado con un rigor científico. ¡De verdad!

Y por ahí vamos a ver lo mismo a grandes personalidades de lo que alguna vez fue Barra de opinión como Sabina Berman, Sergio Sarmiento, Ricardo Rocha y Lolita de la Vega que a afortunadísimas sorpresas como Alberto Tavira, Gabriel Bauducco, Jairo Calixto Albarrán y Luis Carlos Ugalde.

Ahora sí que se cuiden todos los canales que se dedican al análisis político porque Azteca opina viene con todo.

Luche por verla, pero por verla toda. Yo sé que le va a gustar y que estos señores van a volver a cambiar la historia de la televisión nacional.

De veras que sí. ¡Felicidades!