Ojo por ojo

El odio a Ana Guevara y María Barracuda

Siento entre rabia, pena y risa por todos esos comunicadores que, tras los casos de Ana Gabriela Guevara y María Barracuda, se están rasgando las vestiduras.

Usted sabe: “¡Oh, qué terribles están las cosas!” “¡Pobrecitas!” “La violencia en contra de las mujeres está peor que nunca”.

“Ay, y lo peor de todo son las manifestaciones de odio en contra de ellas a través de las redes sociales”. “¡Cuánto rencor!” “¡Qué mal!”.

¿Pues en qué mundo viven? Lo que le pasó tanto a Ana Gabriela Guevara como a María Barracuda no tiene nada de extraordinario.

A muchísimas personas, por no decir que casi a todos, en Ciudad de México y en cientos de regiones de nuestro país, nos han golpeado, asaltado o secuestrado.

Ahora resulta que porque Ana Gabriela y María son figuras públicas hay que colgarse de la lámpara. ¡Por favor! ¡Eso es un insulto!

Por eso la gente reacciona como reacciona en las redes sociales.

¿Por qué tendrían que ser más brutales los golpes que le dieron a Ana Gabriela que los que nos han dado a muchos?

¿Por qué tendría que ser más doloroso el moretón que le hicieron a María que los que le han hecho a cientos de personas?

¿Quién les dijo a esas luminarias que son más importantes que el resto de los mexicanos? ¡Quién!

Al contrario, qué coraje que a ellas sí las reciban las autoridades y las atiendan como debe ser, qué mala onda que a sus casos sí les estén dando seguimiento, que los medios se peleen por entrevistarlas y que hasta fundaciones vayan a sacar.

Todas las cosas hirientes que les dijeron en las redes sociales fueron la lógica reacción a su soberbia, a creerse especiales, a suponerse con derecho a ser atendidas como no se atiende a nadie en este país.

Y al diablo con ese cuento de la violencia contra las mujeres.

En México se atenta contra el hombre, contra la mujer, contra los niños, contra los ancianos, contra los pobres, contra los ricos, contra los homosexuales, contra los heterosexuales y contra todos por igual.

Independientemente de que no sabemos con exactitud qué fue lo que sucedió en ambos casos, no se necesita tener doctorado en criminalística para concluir que detrás de estas historias hay todo menos violencia de género.

Queridos comunicadores: no se confundan, no jueguen al sensacionalismo y no permitan que se desvíe la atención hacia otros asuntos.

Yo, como cualquier víctima de la violencia, exijo que no se resuelvan los casos de Ana Gabriela y María, que las traten tan mal como nos han tratado a miles de personas y que las dejen así, pasmadas, en la impotencia.

Y no es odio, y no es un tema personal hacia ellas, y no es que esté justificando lo que les sucedió. ¡Nunca!

Es que ya somos muchos los que estamos hartos de que los medios y la justicia hagan diferencias cuando se trata de personajes de la política, del deporte y del espectáculo.

O todos coludos o todos rabones. Si les resuelven a ellas, que nos resuelvan a nosotros también.

Y a esos periodistas que se escandalizan con esta clase de historias, a ver si un día se salen de su mundo de glamour y padecen lo que padecemos todos para que entiendan por qué la gente reacciona como reacciona en las redes sociales. ¿O usted qué opina?

¡atrévase a opinar!

alvarocueva@milenio.com