Ojo por ojo

'Werevertumorro', Francisco y Gabriel

Yo no sé si usted se dé cuenta, pero cada día está más complicado el tema de las noticias en la televisión.

Sí, los noticiarios se reproducen como hongos. Los hay largos, cortos, caros, baratos, con hombres, con mujeres, con parejas pero, salvo honrosas excepciones, de casi todos no se hace uno.

¿Por qué? Porque en la mayoría de los departamentos de noticias ha faltado visión para actualizar las propuestas, porque el mercado está saturado, porque casi todos los servicios informativos dicen lo mismo, porque es imposible ver aquello y no sentir algo parecido al control de contenidos, y porque faltan figuras.

Esto que le estoy diciendo es todo un tema. ¿Y por qué se lo estoy diciendo? Por dos razones: primera, canal que no se mueva en este sentido, canal al que se lo va a llevar la tristeza.

Se avecina una crisis monumental para las producciones noticiosas. Crisis económica, de audiencias y de credibilidad. Crisis nacional, pero también internacional.

Más vale apretar tuercas lo antes posible, porque quien insista en informar y en producir como se informaba y se producía en el pasado, va a perder dinero, popularidad e influencia. Cuidado.

Y, segundo, porque llevo varias semanas monitoreando el nuevo Cadenatres noticias (tercera emisión), ahora con Francisco Zea, y estoy convencido de que es lo mejor que le pudo haber pasado tanto a ese canal, como a esa empresa, como a ese periodista.

Paco le ha devuelto la vida a ese espacio, le ha cambiado el estilo, lo ha convertido en algo mucho más dinámico, mucho más sólido, mucho más completo, con buenas notas, con buenas entrevistas y con algo que me encanta: la sensación de un trabajo en equipo.

Antes, tanto con Pedro Ferriz de Con como con Pablo Hiriart, la sensación era como de rockstar: aquí está tu periodista, gózame y mi palabra es la ley.

Con Paco, sin que se deje de sentir su autoridad y su sentido crítico, la sensación es de: aquí todos somos un equipo, todos luchamos por un mismo fin, todos ponemos lo mejor para informarlo.

En Cadenatres noticias ya nadie está solo. Ni usted, ni las fuentes ni el conductor. ¡Bravo! Eso era justo lo que una empresa que acaba de dar a luz otros proyectos, como ExcélsiorTv, necesitaba.

Luche por ver Cadenatres noticias a las 22:00, inmediatamente después de los capítulos finales de Fortuna.

Ahora que las cosas están tan difíciles, encontrarse con un noticiario así sí es como para lanzar las campanas al vuelo.

Algo más o menos parecido está pasando con Conaculta Canal 22 y con Werevertumorro.

El viernes pasado, a las 21:30, el canal cultural de México estrenó La mezcladora y yo todavía estoy con un muy grato sabor de boca.

¿Por qué? Porque aunque suene a lugar común, éste sí es un programa de cultura, pero diferente.

¿Sabe de qué trató? De carros. De los carros como obras de arte, de los carros como fenómeno mediático.

Fue algo que me dejó con el ojo cuadrado porque, sin traicionar el espíritu del 22, estuvo muy fresco, lúdico, porque estuvo muy bien producido y porque también se movió a nivel redes sociales.

La mezcladora es el primer gran show de artes visuales y diseño de la televisión mexicana, una gran obra de Gabriel Santander (Esquizofrenia, Así la libro, El show del insomnio).

Por lo que más quiera en la vida, búsquelo aunque sea en internet. Se va a divertir, se va a enterar y viajará lo mismo a lo más íntimo de la moda y el modelaje que a Nueva York y a las florerías mexicanas.

Excelente programa como La chica del Werevertumorro Crew (#LACHICAW2MCREW). ¿Qué es esto? Un reality show, pero para internet, a través del cual Werevertumorro, el más importante creador de contenidos para la red de todo México, busca a una compañera para que escriba, produzca, conduzca y actúe a su lado.

¿Cuál es la nota? Que este señor ya no solo está produciendo videoblogs, series y espectáculos musicales, está haciendo reality show y lo está haciendo mejor que muchos canales de televisión.

Ver La chica del Werevertumorro Crew es una experiencia chistosa, emocionante, irreverente pero, lo más importante, creíble, confiable, profesional.

¡Nada qué ver con la catástrofe conceptual de la barra PM de Canal 5! ¡Nada qué ver a nivel costos e impacto! ¡Nada!

Aquí hay un dominio de las técnicas y los lenguajes, un saber hacer las cosas y entender a un público, un buen conductor (Pepe Arch), un querer compartir un éxito, dar oportunidades, creer en otra clase de talentos, de personajes, creer en las mujeres. ¡Me encanta!

Cada domingo aparece un capítulo diferente de La chica del Werevertumorro Crew.

Hasta ahorita van dos y sí vale la pena que les eche un ojo, porque esas chavas valen oro y porque en este modesto reality se ocultan las claves de muchas cuestiones mediáticas sobre las que todos deberíamos reflexionar.