Ojo por ojo

Como un Uber, pero de policías

“Mi Policía” es una aplicación gratuita a través de la cual usted, en cuestión de segundos, se puede poner en contacto con el agente o los agentes más cercanos a su ubicación.

Seguramente a usted, como a mí, en estos días, lo han vuelto a asaltar o conoce a alguien muy cercano al que ya le tocó.

Aquí está pasando algo que no se está comentando en voz alta y que, o se está escondiendo, o se está asumiendo como normal, o ya de plano se está aceptando.

Y yo no sé qué me asusta más, si la indiferencia de la gente o el hecho de que cada vez haya más personas dispuestas a armarse, en lo oscurito, para defenderse la próxima vez que alguien les quiera hacer algo.

Por eso celebro que, justo ahora que las cosas están tan raras, la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal haya decidido lanzar al mercado algo que tendría que ser noticia de ocho columnas en los medios de la Ciudad de México.

¿Qué? Una app para dispositivos móviles que se llama “Mi Policía”.

No sabe usted qué cosa tan más efectiva. Yo, por supuesto, ya la descargué, ya la probé, ya me constó que es de a de veras y estoy fascinado.

La razón es muy simple: aunque a muchas personas les encante hablar de México como un país pobre y sin tecnología, todos, o casi todos los que hemos sido víctimas del delito, tenemos un celular.

Y es más fácil, en caso de emergencia, resolver algo por este medio que encontrar un teléfono fijo o salir gritando por las calles.

“Mi Policía” es una aplicación gratuita a través de la cual usted, en cuestión de segundos, se puede poner en contacto con el agente o los agentes más cercanos a su ubicación.

Por lo que he aprendido usando esta app en mis dispositivos, haga de cuenta que las autoridades dividieron el Distrito Federal en cuadrantes muy pequeños.

La app detecta en cuál de esos cuadrantes usted está ubicado y el policía aparece en lo que se tarda en ir de una cuadra a otra.

Sí es impresionante porque usted lo está viendo y oyendo en tiempo real y porque ni modo de hablar de corrupción o de que las autoridades están coludidas con los maleantes cuando las pruebas están en la pantalla.

La tecnología es transparente. Punto. Y si alguien no resuelve, con este programa usted tendrá herramientas para llevar su caso a niveles muy altos.

“Mi Policía” es, palabras más, palabras menos, como un Uber, pero sin controversias y de seguridad.

Y sí vale la pena que todos la descarguemos porque, independientemente de que no cuesta nada, en caso de que los asaltantes nos dejen sin teléfono, le podremos pedir ayuda a cualquier persona que esté cerca y que la tenga.

La clave del éxito de “Mi Policía”, como la de muchas otras aplicaciones que todos estamos usando en nuestra vida cotidiana, va a estar en que la usemos, en que la comentemos y en que pasemos la voz.

Hagámoslo, por favor. Esto no es una frivolidad, es nuestra seguridad y lo mejor de esta maravilla es que no solo funciona para emergencias.

Sirve para denunciar abusos de autoridad y venta de drogas, para buscar vehículos en los corralones, para que los turistas resuelvan sus dudas y hasta para que usted o yo pidamos apoyo en caso de que veamos algo sospechoso o de que necesitemos que nos escolten al banco.

Obviamente la app es nueva, se va a ir actualizando y el servicio se va a ir perfeccionando.

Pero a mí me encanta porque es una buena noticia en medio de tanto horror y porque es como tener a los policías de barrio de antes, pero en el celular. ¿Puede haber algo más personal que esto?

Por favor, busque “Mi Policía” y úsela. Así y solo así evitaremos, por ejemplo, que nos vuelvan a asaltar. ¿O usted qué opina?

¡Atrévase a opinar!

alvarocueva@milenio.com