Ojo por ojo

‘El Piojo’ Herrera para presidente

Nuestro próximo mandatario no va a ser ni un hombre ni una mujer, va a ser un personaje hecho a la medida de quien lo quiera interpretar.

Estoy completamente de acuerdo con que Margarita Zavala haya tenido los pantalones para anunciar que quiere luchar por la Presidencia de la República en 2018.

Igual me encanta la idea de que Miguel Ángel Mancera haya declarado, muy a su manera, que aspira a ser parte de la lucha por “la silla” en las próximas elecciones presidenciales.

¡¿Y qué le digo de Andrés Manuel López Obrador?! Elecciones sin El Peje no serían elecciones. Punto. Aquello se va a poner buenísimo.

Imagínese a estas tres figuras de la política mexicana, más un montón de personalidades como Pedro Ferriz de Con y Rodolfo Neri Vela compitiendo por llegar a Los Pinos. ¡Se antoja!

Y no, no estoy de acuerdo con eso de que es prematuro realizar esta clase de avisos o de que falta mucho para 2018.

Tres años es el tiempo ideal para construir a nuestro próximo presidente, además de que aquí hay un mensaje que casi nadie ha querido comentar:

Si a las pocas horas de las elecciones intermedias ya había tanto ruido en relación a los posibles candidatos al proceso electoral de 2018, es porque evidentemente hay algo aquí que no está funcionando y que requiere de una solución inmediata.

¿Usted cree que si el pueblo de México estuviera muy contento con su realidad, estaría tratando de conocer, desde ahora, los nombres de los posibles sucesores de Enrique Peña Nieto?

¿Usted cree que si los partidos políticos y los candidatos independientes no fueran conscientes de la profunda insatisfacción que todos sentimos, no se estarían moviendo con semejante velocidad?

Vergüenza le debería dar a mucha gente que nos gobierna, porque esto no tendría que estar pasando, porque esto ya acabó mal y porque de ahí se van a colgar muchas instancias para hacer de las próximas elecciones presidenciales el proceso electoral más rudo y complicado de todos los tiempos.

Rudo, porque lo que usted y yo vimos de guerra sucia en las pasadas campañas políticas va a ser nada en comparación con lo que vamos a presenciar de aquí a 2018 con el INE o sin el INE, con los spots o sin los spots.

Y complicado, porque esta pelea no va a ser entre los partidos de siempre, va a ser entre los partidos y una cantidad espeluznante de ciudadanos.

¿Sí lo alcanza a dimensionar? ¿Sí se fija en la revolución que tenemos por delante?

Quienes aspiren a entrar a Los Pinos dentro de tres años apenas y van a tener tiempo para contratar hoy a las mejores agencias de investigación de mercados para establecer qué es lo que este país anda buscando y transformarse en eso.

Por eso hace rato utilicé la expresión “construir a nuestro próximo presidente”.

El señor o la señora que se llegue a sentar en “la silla” en 2018 va a ser el que mejor se construya a partir de los estudios de este año.

Nuestro próximo presidente no va a ser ni un hombre ni una mujer, va a ser un personaje hecho a la medida de quien lo quiera interpretar.

Y esto aplica para Margarita Zavala, Miguel Ángel Mancera y Andrés Manuel López Obrador, pero también para Carmen Salinas, El Piojo Herrera y para Cuauhtémoc Blanco.

La política, como el espectáculo, y como la vida misma, se ha convertido en un asunto de popularidad.

¡Bienvenido al imperio de la mercadotecnia! Así ha sido siempre, solo que ahora, gracias a la evolución social y al desarrollo de las redes, se nota más.

Apunte todo lo que se diga, todo lo que se haga. La carrera rumbo a 2018 ya comenzó y solo uno va a ganar.

¡Atrévase a opinar!

alvarocueva@milenio.com