Ojo por ojo

Mensajes

Con la Línea 7 del Metrobús, no más marchas por Paseo de la Reforma. Se acabaron las protestas ahí, como en el Zócalo.

Impresionante, todo lo que Miguel Ángel Mancera está haciendo en materia de comunicación es impresionante.

¿Por qué? Porque está comenzando a marcar agenda.

Lo que el jefe de Gobierno de la Ciudad de México tiene que empezar a hacer ahora para convertirse en una gran figura rumbo a 2018 es aprender de los errores de sus predecesores e impedir catástrofes a futuro.

No sé a usted, pero a mí me parece delicado, por ejemplo, que todo ese proyecto que había de convertir al Distrito Federal en el estado número 32 se haya ido al congelador y que haya sido sustituido por el tema de las renuncias del gabinete.

Lo del estado 32 era fundamental y lo de las renuncias podrá sonar muy espectacular, pero tiene más lecturas negativas que positivas que, sumadas al fracaso del Hoy No Circula sabatino, podrían representar un problema para las aspiraciones presidenciales de Mancera.

¿Qué clase de persona estaría dispuesta a jugarse el pellejo por un líder que a la primera oportunidad propagandística le pide su renuncia? ¿Quién?

¿Pero sabe qué es lo más peligroso de lo que don Miguel Ángel ha anunciado en los últimos días? Lo de la Línea 7 del Metrobús, la que va a circular por Avenida Paseo de la Reforma.

No, no es porque se vaya a terminar de destruir el deteriorado perfil de la que alguna vez fuera una de las arterias más hermosas del mundo. Es por el mensaje que se está mandando.

¿Y cuál es ese mensaje? El de la represión.

Sí, Paseo de la Reforma es una vía muy importante que comunica a millones de capitalinos con ene problemas de movilidad.

Y sí, suenan muy deslumbrantes cuestiones como que los vehículos que van a circular por ahí vayan a ser de dos pisos. ¡Oh, guau! ¡Ya vamos a ser como Londres!

¿Pero en qué momento se nos olvidó que Paseo de la Reforma es la avenida de las marchas?

¿Qué va a pasar con la gente que legítimamente quiera protestar contra algo cuando esté en funcionamiento la Línea 7?

¿A poco los camiones los van a respetar y se van a ir de ahí? ¿A poco los manifestantes van a permitir su libre circulación?

¿Por qué cree usted que la línea del Centro Histórico cambió su trazo original de Bucareli a Balderas?

¡Porque en Bucareli son los plantones y porque hubiera sido imposible que aquello funcionara pasando frente a la Secretaría de Gobernación!

¿Cuál es el mensaje con la Línea 7? No más marchas por Paseo de la Reforma. Se acabaron las protestas ahí, como se acabaron en el Zócalo.

Quiero ver a los maestros, a los campesinos, a los padres de la guardería ABC, a los familiares de los normalistas de Ayotzinapa, a los fanáticos de la Selección Nacional, a la gente de la marcha Lgbtti y a todos los que le daban un valor político a sus agendas manifestándose en ese lugar, coexistiendo con el Metrobús.

¡Sí, cómo no! ¡Ahorita se va a poder! No va haber manera porque esos camiones, por sus características, no se van a poder desviar para meterse por las callecitas de al lado.

Va a pasar lo mismo que pasó cuando se construyó la Línea 2 del Metro, cuyos diseñadores súbitamente decidieron que tenía que pasar por la Escuela Normal que era la que más protestas generaba entonces.

¿Resultado? Se acabaron las manifestaciones. Nadie podía hacer nada con semejantes zanjas.

¿Ahora entiende cuando le digo que el doctor Mancera debe aprender de sus predecesores y evitar catástrofes a futuro?

Aquí hay un mensaje horrible y me extraña que nadie se esté quejando. ¿A usted no?

¡Atrévase a opinar!

alvarocueva@milenio.com