Ojo por ojo

'Escape del infierno'

Casi siempre, cuando hablamos de televisión, cometemos el error de pensar que esto se resume a series, futbol y telenovelas, o pensamos que la basura es lo único que vende.

La verdad es que la televisión es un medio maravilloso donde hay decenas de géneros y formatos coexistiendo, aportando y, lo más importante, generando audiencias y fortunas.

Los programas de Bear Grylls, por ejemplo, son más exitosos que muchas series, partidos de futbol y telenovelas.

Y no nada más estoy hablando de lo que sucede en los países desarrollados, también estoy hablando de lo que pasa en regiones como México y América Latina.

Ah, ¿verdad? ¡A que usted ni se lo imaginaba!

Y a todo esto, ¿quién es Bear Grylls? El conductor de A prueba de todo, ese famosísimo programa de Discovery Channel.

¿De qué trata? De supervivencia. Acuérdese, a Bear, de repente, se lo llevan al hielo, al desierto, al mar, al bosque o a la selva, y lo dejan caer, literalmente, desde un helicóptero sin nada de nada.

¿Cuál es la idea? Que salga de ahí utilizando sus habilidades y su experiencia.

Y lo vemos haciendo de todo, desde improvisando refugios entre los matorrales hasta dejándose caer por riscos, inventando estrategias para no morir congelado, comiendo insectos y más, mucho más.

¿Cuál es la clave del éxito de A prueba de todo? Que aquí no estamos viendo una ficción, estamos viendo un caso de supervivencia real.

Cuando usted y yo sintonizamos el programa de Bear, estamos mirando a un hombre que está arriesgando su vida y al mismo tiempo que nos emocionamos, aprendemos.

A prueba de todo no es un show didáctico pero el conocimiento llega solo y eso lo hace admirable y positivo, tanto que ha durado más de seis temporadas al aire.

¿Por qué le estoy escribiendo esto? Porque hace algunos días estuve en Londres en el lanzamiento del nuevo proyecto de Bear Grylls y todavía no quepo en mí de la impresión.

Como crítico, estoy acostumbrado a ir a alfombras rojas, fiestas y a cualquier cantidad de eventos especiales de las grandes cadenas.

Pero jamás había presenciado un derroche así para anunciar el estreno de un programa de supervivencia, de televisión real, de una estrella tan diferente, pero al mismo tiempo igual o hasta más poderosa que la más poderosa de las estrellas de la industria de la televisión.

Para que usted se dé una idea del evento del que le estoy hablando, Discovery Channel utilizó una gigantesca central eléctrica, como de principios del siglo XX, abandonada en medio de la ciudad, para realizar su festejo.

Imagínese, por favor, aquello: chimeneas abandonadas, paredes golpeadas, cables, concreto.

Y, sin que nadie se lo esperaba, que el edificio se comienza a transformar, gracias a la proyección de diferentes efectos especiales, y que comienza a arder, y que comienzan las explosiones.

Y que, de en medio de todo eso, Bear Grylls aparece en las alturas y que se deja caer, en una soga, hacia una multitud de ejecutivos, clientes, luminarias y periodistas de todo el mundo. ¡Enorme!

¿Me creería si le dijera que hubo gente que llamó a los números de emergencia, porque pensaba que la central eléctrica se estaba incendiando de verdad?

Y esto fue solo la presentación. Ni le cuento de lo que fue el discurso del jefe máximo de todo Discovery, de las palabras de Bear, de la presentación del programa o de la fiesta.

¿Cuántos programas de televisión conoce usted que hagan algo así cuando van a aparecer en pantalla? ¿Cuántos programas que no sean superproducciones de ficción de canales muy específicos? ¿Cuántos?

¿Ahora entiende? La televisión inteligente es tan espectacular, tan popular y tan redituable como cualquier otra, y Bear Grylls es un ídolo como el más grande de los actores o el más querido de los comediantes.

¿Y cómo se llama su nuevo programa? Escape del infierno.

¿De qué trata? Es la recreación de historias reales, de personas como usted o como yo, que han conseguido sobrevivir a algunas de las aventuras más fabulosas, más emocionantes y más peligrosas del mundo.

Por supuesto que luego le voy a escribir más a fondo de esta obra maestra que, por cierto, incluye un insólito caso mexicano.

Lo que hoy quería era demostrarle que la televisión no es solo esa fábrica de chatarra que todo el tiempo estamos criticando, que hay otros contenidos y que esos contenidos triunfan, convocan multitudes y generan utilidades.

Lo que hoy quería, insisto, era invitarlo, primero que nadie, a apuntar en su agenda el estreno de Escape del infierno con Bear Grylls, porque yo sé que le va a encantar.

Va a ser el jueves 24 de octubre a las 21:00 horas por Discovery Channel. ¿Verdad que ya lo apuntó? ¿Verdad que nos vamos a ver ahí?

Gracias, muchas gracias por su confianza. Muchas gracias por apostar por la buena televisión. Le juro que no se va a decepcionar. Se lo juro.