Ojo por ojo

No era "El Chapo"

Ya se supo, el hombre que nuestras autoridades capturaron el sábado 22 de febrero no era Joaquín El Chapo Guzmán, sino un actor de Televisa.

Se llama Heriberto Goyeneche y si usted se mete a YouTube y mira con detenimiento el capítulo uno de Destilando amor, lo va a ver al lado de Angélica Rivera en una escena donde ella canta “¡Ándale, chinita! ¡Ándale, güerita! ¡Vente, vamos a jimar!”

Ahí está la conexión, ahí fue donde Angélica conoció a Heriberto, que, años después, se convirtió en una pieza clave de la campaña electoral de Enrique Peña Nieto.

Todo lo que usted y yo vimos en los medios fue un montaje. El verdadero Chapo sigue libre y goza de una impunidad que nada ni nadie le va a poder arrebatar.

A Heriberto le están pagando una fortuna por hacerse pasar como el narcotraficante más buscado del mundo, su mujer tiene un suculento contrato de exclusividad en Televisa y hasta que alguien haga algo de verdad para desenmascararlo, el pueblo de México va a seguir engañado.

Y, claro, esto no va a pasar nunca porque más se tardó el gobierno en inventar esta patraña que los medios en desviar la atención de la sociedad con muchos otros temas que son los que han predominado en internet.

Me quiero morir. Todo fue tan obvio, tan evidente. ¡Ni siquiera las imágenes concordaban!

¿Por qué cree usted que al momento de la captura nadie habló con el detenido? ¡Para que no se oyera su voz! ¡Para que nadie se fuera a dar cuenta de la mentira!

Bueno, ya, el colmo. ¿Sabía usted que el reportaje que Carlos Loret de Mola presentó en Primero noticias fue grabado en diciembre?

Sí, en diciembre, y estaba guardado en la videoteca de Noticieros Televisa para que su empresa lo utilizara exactamente cuando el Presidente se lo pidiera. ¿Así o más descarado?

No y ni hablemos de lo que le costó el chistecito al erario de la nación. ¡Es un escándalo!

Estamos ante algo gordo, ante una vergüenza internacional, porque esto no viene solo de México, viene amarrado a un asunto todavía más fuerte, global.

¿O qué?, ¿a usted ya se le olvidó que el origen de este asqueroso circo mediático fue la Cumbre de Toluca? ¡No lo puedo creer!

¿Pero sabe qué es lo que más me duele? Que el pueblo de México se lo haya tragado, que viva engañado, que permita que estas cosas sucedan.

¿Por qué le estoy escribiendo esto? Porque es justo lo que mucha gente quiere leer, lo que mucha gente quiere escuchar.

Las nuevas generaciones están acostumbradas a que todo se les haga a su modo.

Si van a una cafetería, no piden un café. Cada quien pide una bebida de diferente tamaño, con distintos ingredientes, eligiendo entre varias clases de leches, de endulzantes, de coberturas y hasta de tazas.

Si van a ver la tele, no se sientan a ver el mismo monitor, cada quien enciende su dispositivo favorito y escoge entre una película, una serie, una caricatura, una telenovela o un documental, y lo mira como quiere, donde quiere y hasta que quiere.

Con la pena, pero con la información no es así. La información no se hace al gusto del cliente, la información existe y se difunde, aunque el receptor no esté de acuerdo, aunque represente un fracaso para sus ideales, aunque no la quiera creer.

Alguien le tiene que enseñar a las nuevas generaciones que la vida no es un paseo por las redes sociales.

Y lo digo así, la vida, porque de la misma manera como muchas personas jamás van a aceptar que el hombre que se detuvo hace poco más de una semana era El Chapo Guzmán, hay otras que jamás van a obedecer las leyes.

¡Para qué si estamos en la época de la individualidad! ¡Para qué si cada quien hace lo que quiere!

¿Quieres pasarte el semáforo? Te lo pasas. ¿Quieres comprar cosas piratas? Te las compras. ¿Quieres saltar los torniquetes del Metro? Te los saltas. ¿Quieres bloquear las calles? Las bloqueas.

Si hay algo que no te parezca, entonces sí, que se aplique la ley, hagamos escándalo, vayamos a la Profeco, a Derechos Humanos, a los medios, adonde sea.

El caso es que aquí cada quien quiere hacer su santa voluntad, cada quien se quiere salir con la suya y no se puede.

Hay algo que se llama contrato social y que urge que vayamos desempolvando, porque si seguimos jugando así, a “hago lo que quiero”, a “creo lo que me conviene”, al final todos vamos a perder. ¿O usted qué opina?

¡Atrévase a opinar!

alvarocueva@milenio.com