El pozo de los deseos reprimidos

Es de verdad

Estamos ante algo grande, realmente grande: True Detective, la nueva serie de HBO, la que se estrenó el domingo pasado a las 22:00 y que usted tiene que buscar con desesperación.

Es increíblemente potente, un golpe para el cerebro, una sacudida para el alma.

¿Sabe a qué me recuerda? A El ciudadano Kane y usted sabe que la película está considerada como la mejor película de todos los tiempos.

Imagínese el nivel de serie de televisión de la que estamos hablando. ¿Cómo fue que True Detective me recordó a la más grande obra maestra de Orson Wells?

Por su espíritu experimental, por su libertad creativa, por su crítica implacable a un conjunto de instituciones y porque consigue crear una sensación de verdad violando las leyes de la ficción.

El ciudadano Kane se vuelve verdadera, porque sus personajes, en lugar de moverse como en cualquier filme, nos van dando información de otra manera.

¿Cuál? Respondiendo a las preguntas de un entrevistador como si, en lugar de tratarse de una obra inventada, se tratara de un documental.

Los personajes de True Detective hacen exactamente lo mismo, crean una realidad a partir de las declaraciones que le van dando a un grupo de entrevistadores.

Pero esta vez no construyen un documental, construyen algo más, construyen televisión real.

Hacer esto, justo ahora que el reality show cambió la historia de la comunicación es de una inteligencia suprema. Cuando usted sintoniza True Detective no solo está viendo una serie, está viendo la más perfecta cristalización de todos los lenguajes audiovisuales inventados por el hombre. Prepárese para el cañonazo de audiencia, de críticas y de premios.

Con razón HBO no había sacado nada sobre detectives y asesinos seriales. Se estaba esperando para hacerlo en grande, para trasladar algo que ya era demasiado común al glorioso nivel de la televisión premium.

¿Qué es True Detective? ¿De qué trata? ¿Quiénes salen?

Es una serie impresionantemente bien estructurada sobre una pareja de detectives muy peculiares, los dos hombres y con psicologías muy complejas, y un asesino metapsicópata.

¿Qué quiere decir esto? Que a la parte del crimen y de la satisfacción del delincuente hay que sumarle otra que tiene que ver con mitología y creencias religiosas, con el reflejo de algo que está muy en su interior.

¡Pero qué pasa! True Detective está planteada en dos planos: uno más o menos actual (que se desarrolla en 2012) y otro que ocurre en 1995.

Pasado y presente se funden, se atraen, se rechazan y se necesitan.

Lo único que sabemos es que los dos protagonistas de esta historia, a partir de algo que sucedió en 2002 y que probablemente tenga que ver con su caso, estallaron, se separaron. No sabe usted qué espectáculo tan más fuerte, tan más inteligente y participativo.

Uno lo ve y todo el tiempo está participando, comparando la declaración de uno con la del otro, una imagen del principio que aparentemente no tenía que ver con nada con una nueva que va apareciendo sobre la marcha.

Para que se dé una idea del tipo de trabajo del que estamos hablando, ¿sabe quiénes están detrás de este proyecto? Gente de series como The Killing y Treme y de películas como Infiltrados y Babel.

Con razón las superestrellas de Hollywood Woody Harrelson y Matthew McConaughey aceptaron participar en esta emisión y no solo lo hacen como actores, lo hacen como productores ejecutivos.

¿Sabe usted lo que esto significa? Compromiso total. Cuando un actor se involucra de esta manera con una serie no solo cuida su personaje, cuida el 100 por ciento del producto.

Además de que usted sabe que estos señores no se andan con medias tintas. Si van a poner su nombre en algo, lo van a poner muy en alto y se van a rodear de los mejores asesores del mercado.

En True Detective todos crean, pero todos crean en orden, peleando por alcanzar los mismos objetivos, escuchando a los expertos, respetando un estilo.

Por lo mismo, es de no creerse la manufactura de este concepto. La transformación física y emocional de los personajes entre 2012 y 1995 es asombrosa.

Cero salidas fáciles como ya llegué y me quité la camisa. ¡No! Aquí es: te voy a sorprender con elementos con los que jamás soñaste. Te voy a llevar a un mundo de horror y de muerte que es precisamente como es ese mundo.

Por eso esta serie se llama True, porque es de verdad, porque va a sobresalir de toda esta avalancha de series fantásticas que se ha puesto de moda en la televisión internacional.

Luche con uñas y dientes por ver las repeticiones del capítulo uno de esta obra de arte en HBO GO y a lo largo de la semana en los diferentes canales del paquete HBO MAX (hoy hay una a las 20:00 en HBO2 y HBO HD).

Y el próximo domingo, a las 22:00, nos vemos con el capítulo dos. Esto es grande, realmente grande. ¿A poco no?  

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV